sábado, 6 de diciembre de 2014

Las 10 claves reales para ser alguien importante en la vida y los negocios

En un mundo cada vez más competitivo, es necesario hacerse notar para alcanzar el éxito. En el libro Tu futuro es hoy (Alienta Editorial), Francisco Alcalde y Laura Chica, especialistas en management y coaching, trazan una guía para desenvolverse en el incierto mundo laboral, condensando todo su conocimiento y experiencia en el mundo del desarrollo personal.

Alcalde y Chica consideran que una de las cosas que tenemos que tener en cuenta para tener éxito en el mundo de hoy es la construcción de nuestra marca personal, que nos permitirá ganar clientes (si somos empresarios) o empleabilidad (si trabajamos por cuenta ajena). Estas son las claves que nos permitirán desarrollarla:

1. Haz de la autenticidad tu poder

La asesora de marcas Jan Marie Dore dice: “La marca propia consiste en determinar quién eres en lo más profundo de ti mismo, en lugar de inventar una marca con la que te gustaría ser percibido”. Tu poder está en tu singularidad, encuéntrala. Bob Dunham, fundador del Institute for Generative Leadership, escribe: “Si te conoces, sabes qué es lo que más te importa; si lo sabes, puedes sentir a qué estás dispuesto y a qué quieres comprometerte. Desde tus propios compromisos, puedes relacionarte con los demás y, entonces, y sólo entonces, tus acciones estarán en coherencia contigo mismo”.

2. Haz de la diferenciación tu ventaja competitiva

Si ves lo que todo el mundo ve; si dices lo que todo el mundo dice; si ofreces lo que todo el mundo ofrece, estarás en el pelotón y nunca en posición de cabeza. El éxito nace siempre de la diferenciación. Dedícate a ser el mejor siendo diferente. Quien es indiferente, es invisible.

3. Haz de tu portfolio tu arma de venta

La “autenticidad” y la “diferenciación” se deben concretar en algo tangible: tu cartera de productos y servicios. Es la materialización visible y palpable de ambas cosas. Es la concreción de lo que se va a ofrecer al cliente; no se vende conocimiento, se venden conferencias, clases o talleres de algo; no se vende experiencia en desarrollo personal, sino coaching para ejecutivos. Necesitas tangibilizar lo que vas a ofrecer.


4. Haz de la visibilidad tu escaparate

“El talento escondido no produce reputación”, decía Erasmo de Rotterdam. Por eso, hay que estar en el ajo, tanto en el mundo 1.0 como en el 2.0; en el primero, a través de la participación en conferencias y medios de comunicación así como a través de la asistencia a eventos para hacer networking; y en el segundo, a través de las distintas plataformas para ello –Facebook, Twitter, LinkedIn o Google +, entre otras–, que además tienen un efecto viralizador importante con lo que consiguen llegar a muchas más personas.

5. Haz del foco tu obsesión

La dispersión siempre es cómplice de la mediocridad. Tom Peters, autor de 50 claves para hacer de usted una marca, dice: “Si vas a crear una marca propia, debes conseguir estar concentrado sin descanso en aquello que aporte valor”. Debes estar concentrado en tu área de expertise, porque la energía va donde se pone el foco y, si te dispersas, la energía también.

6. Haz de la coherencia un estilo de vida

Es la concordancia entre lo que se piensa, dice y hace. No hay nada más dañino para la marca personal que la incoherencia. La huella que se deja en los demás es producto de los hechos, no de los discursos. Casi todo el mundo puede dar una charla sobre prácticamente cualquier tema. Otra cosa es poner en práctica lo que se dice que hay que hacer.

7. Haz de la consistencia tu nivel de exigencia

La marca personal no se construye con éxitos puntuales y discontinuos, sino a través de la consistencia en el tiempo. Hasta un reloj parado da la hora correcta dos veces al día. Para ser un referente, lo tienes que ser de manera sistemática y constante. Además, el mercado, en cuanto te descuidas, te olvida. Vales tanto como tu último proyecto.

8. Haz de la actitud tu tarjeta de presentación

La gente quiere soluciones, no problemas. Es esencial afrontar la realidad, personal y profesional, con esperanza, con ánimo de encontrar siempre alternativas a los inconvenientes. Una buena marca personal siempre está asociada a lo positivo, porque un empresario no es otra cosa que un solucionador de problemas, alguien que hace más fácil la vida de la gente.

9. Haz de la integridad tu confianza

Si no juegas limpio, el mercado laboral acabará penalizándote. Siempre existen tentaciones para tomar la vía del atajo rápido, saltarse los compromisos y acuerdos (muchos verbales) o las lealtades personales. El cortoplacismo es peligroso. No tomes la integridad como un tema menor. Los negocios se fundamentan en la confianza, y cuando la confianza se traiciona, habitualmente es para siempre.

10. Haz de tus clientes tu credibilidad


La mejor publicidad es la que hacen los clientes satisfechos. Lo mejor para tu marca personal es tu cartera de clientes. Como apunta Jeffrey Gitomer, autor de El pequeño libro de las mejores respuestas en ventas: “Los testimonios son fuerza de reputación y ventas. Pregúntate: ¿cuántos tienes?”. No hay que olvidar que el 85% de todas las ventas ocurren sólo después de que alguien dijera que el producto o servicio es bueno. El “boca a boca” sigue siendo muy potente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario