viernes, 31 de enero de 2014

5 señales de que no estás en el camino hacia el éxito

1. Eres incapaz de completar una tarea antes de iniciar una nueva.
Algunos emprendedores simplemente no pueden terminar. Por la razón que sea, no importa la cantidad de tiempo que tengan o cuántos recursos tengan a su disposición, no pueden concentrarse y conseguir algo terminado. Tal vez sea el miedo a que su producto final podría ser mejor o la preocupación de que no sea perfecto y que no será capaz de realizar cambios más adelante.
Pero Seth Godin lo hizo bien en su libro Linchpin : ¿Eres Indispensable? cuando escribió : “El único propósito de empezar es terminar y mientras que los proyectos que hagamos no estén realmente terminados, ellos tienen que seguir embarcados”. Si no cumples con los plazos y siempre llegas tarde, al final, tendrás poco que mostrar por tí mismo.
2. Micro – gestionas y diriges todo.
Los emprendedores sin éxito quieren hacer todo por sí mismos. No creen que nadie más pueda hacer un trabajo tan bien como pueden ellos. Pero incluso aunque tuvieran razón en esto, lo cual es susceptible de duda, ya que nadie es bueno en todo, es una filosofía empresarial insostenible.
Si quieres hacer crecer tu empresa y convertirte en un líder, vas a tener que aprender a confiar en los demás. Todo el mundo necesita un equipo de apoyo, incluso las personas más competentes.
3. Siempre tienes la razón.
Me he dado cuenta de que es difícil para algunos emprendedores admitir cuando han cometido un error. Pero si no puedes reconocer un error, te pierdes una oportunidad de aprendizaje. Los errores son peldaños hacia el éxito.
Pide consejo y admite cuando te equivoques, así podrás caminar rápidamente hacia adelante y hacerlo mejor.
4. Haces preguntas pero realmente no prestas atención a las respuestas.
Sabes el tipo de persona de la que estoy hablando. Piden tu opinión, pero están sólo realmente interesados en lo que tengas que decir si es exactamente lo que ya creen. Eso me desconcierta. Este tipo de Emprendedores se rodean de gente que sólo estarán de acuerdo con ellos. Eso es malo para el negocio. Vas a tomar mejores decisiones si abandonas tu terquedad, sopesas diferentes puntos de vista y tratas de entender otras perspectivas.
5. Siempre encontrarás razones para no seguir adelante.
El momento no es el adecuado. La economía no va bien. No tienes el capital suficiente. Sea cual sea la excusa, siempre tienes una. Pero ¿adivina qué? ¡Siempre habrá razones para no seguir adelante! Sólo tienes que decidir seguir adelante. Crea opciones para ti mismo, se flexible y ten coraje. Eso es realmente lo que es: tener el valor para asumir riesgos.
Como emprendedores, todos cometemos errores. Esa es parte divertida de estar dispuesto a asumir riesgos. Pero con los años he aprendido que cuanto más humilde y receptivo seas, más probabilidades tendrás de tener éxito.
FuenteTodo Start Ups

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada