lunes, 2 de diciembre de 2013

Cómo aprender a pensar positivamente

pensamiento_positivo
“No lo lograré”, “a mí no me ocurren esas cosas”, “es que yo no tengo suerte”, “esto solo me pasa a mí”. ¿Cuántas veces has dicho una frase como esta? Posiblemente muchas. ¿Qué tal si cambias todas estas afirmaciones llenas de poco optimismo por pensamientos más positivos?

No siempre es fácil pensar de forma positiva, ¡lo sabemos! Sin embargo, como seguramente te lo han dicho más de una vez, todo depende del cristal con el que mires la realidad, por eso es importante que desde hoy comiences a darle un poco de color a la forma en que miras a tu alrededor.

Pensar positivamente no se logra a través de una acto de magia. Se trata de práctica y disposición. Las afirmaciones diarias, por ejemplo, permiten entrenar tu cerebro para alejar la negatividad, por eso hoy queremos compartir contigo 3 consejos sencillos y prácticos del portal Huffington Post para comenzar a mirar más allá de la nube gris que parece no moverse de lugar.

Paso 1: Escribe tus afirmaciones

Escribir frases positivas sobre ti y tu entorno puede permitirte fijar mejor la información. Una estrategia que puede ayudarte a cambiar tu forma de pensar es que escribas exactamente lo contrario a esos pensamientos negativos que te asaltan por sorpresa. En vez de pensar “no lo lograré”, escribe que sí lo harás. Recuerda que la primera motivación debe comenzar desde tu interior.

Paso 2: Di tus afirmaciones

No tengas miedo de hablar contigo mismo. Repite tus afirmaciones las veces que sean necesarias y mientras lo haces practica la respiración profunda. Inhala, exhala y llénate de positividad. Si no comienzas por creer en ti y en tu capacidad, ¿quién más lo hará?

Paso 3: Disfrutar de los resultados

Eso sí: no pienses que de un día para otro podrás exorcizar tus pensamientos negativos. Este proceso requiere de tiempo, esfuerzo y, si lo consideras necesario, de ayuda familiar o profesional. Una vez que empieces a creer en lo que puedes lograr, te darás cuenta de lo fantástico que puedes llegar a sentirte y comenzarás a conocer capacidades que no habías explorado jamás.


Tal vez el escepticismo pueda ganarte la partida más de una vez y pensarás que no tiene sentido repetir una y otra vez  comentarios positivos sobre ti, pero luego notarás que las afirmaciones diarias pueden ayudarte a afrontar mejor los desafíos cotidianos.

Fuente: Inspirulina

No hay comentarios:

Publicar un comentario