lunes, 21 de octubre de 2013

Las mujeres y la etiqueta en los negocios

Hace mucho tiempo los negocios le pertenecían estrictamente a los hombres. Pero la realidad es que esto ha cambiado y hoy en día podemos encontrar el mismo número de hombres y mujeres trabajando en el mundo profesional. A diferencia que en el ámbito social, dentro de un ambiente ejecutivo los hombres y las mujeres deben de ser tratados como iguales. Aquí lo único que importa es el puesto, cargo y la jerarquía de poder. Sigue leyendo para enterarte cuáles son las diferencias de la etiqueta de las mujeres en el ámbito social y profesional.

Por Cecilia Cortina

La presentación y el saludo

A través de la presentación y el saludo tenemos la oportunidad de establecer el primer contacto con un cliente, proveedor o inversionista. Ambos son un elemento fundamental para los negocios y es importante que sepas hacerlos de la manera correcta. En el ámbito social los hombres son presentados a las mujeres y muchas veces el saludo es de beso, pero en el mundo ejecutivo estas reglas no existen. Mientras estés trabajando el saludo siempre debe de ser de mano y la persona de menor rango, sin importar el género, debe ser presentada a la persona de mayor rango. El nombre de las persona de mejor rango debe ser dicho al principio. Ejemplo: Doctor González (persona de mayor rango) le presento a la Licenciada López, mi asistente.

Tip: Acuérdate que en las presentaciones profesionales debes decir el nombres de la persona más su título y/o puesto.

Abrir la puerta y salir del elevador

En el mundo de los negocios un hombre no tiene la obligación de abrirle la puerta a la mujer. Aquí las puertas se abren equitativamente para hombres y mujeres. Al tener un puesto de menor rango es tu responsabilidad abrirle la puerta a tus superiores, clientes o jefe sin importar si eres hombre o mujer. Además también puedes mantener la puerta abierta para cualquier persona que se encuentre cerca de ésta o para alguien que tenga las manos ocupadas con cajas, paquetes, etc. En cuanto al elevador aplica la misma regla, los hombres no tienen porque dejar que la mujer salga primero a menos que ella sea su cliente o superior. Durante cualquier otra ocasión la persona que está mas cerca de la puerta, sin importar el género, debe salir primero.

¿Quién paga?

Estamos muy acostumbrados a que en el ámbito social el hombre siempre debe pagar la cuenta. Pero es importante mencionar que en el mundo de los negocios es completamente diferente. Aquí el responsable de pagar la cuenta es la persona que invita, sin importar el género. Si tu vas a pagar la cuenta habla con la persona que te va a atender antes de que llegue tu invitado y dile que tú eres quien pagará la cuenta. Puedes dar tu tarjeta en ese momento o levantarte al baño al terminar la comida para liquidar la cuenta.

Tip: Para evitar malentendidos aclárale a tu invitado que tú vas a pagar en el momento en el que extiendas la invitación.

Como puedes ver existen varias diferencias entre la etiqueta social y la etiqueta profesional, sobre todo si dentro del ambiente laboral hay mezcla de hombres y mujeres. Si eres una mujer que se desarrolla dentro del mundo de los negocios no debes de ofenderte si alguien no te abre la puerta o te invita la comida. ¡Acuérdate que en el ámbito profesional todos son iguales!


Fuente: AnaVásquez

No hay comentarios:

Publicar un comentario