lunes, 12 de agosto de 2013

Cómo darle sentido a tu vida a través de un sueño

¿Qué tal esta frase de Albert EinsteinSi quieres vivir una vida feliz, átala a una meta, no a una persona o a un objeto”? Si Tú estás de acuerdo conmigo, una meta bien puede ser una porción del sueño o, incluso, el sueño completo.

Por: Osain Dabián
Veamos algunas estadísticas… a la edad de 65 años:
75% de las personas están dependiendo de sus familiares, amigos y de instituciones benéficas;
23% están todavía trabajando;
En E.U., a la edad de 65 años, solamente 1 de 500 personas posee $24,000 en ahorros;
De cada 100 personas, 8.5 alcanzan la edad de 65 años y no poseen ni siquiera $250 en su cuenta de ahorros.
Una pregunta frecuente es: ¿Por qué el “Momento Conveniente” para obtener independencia económica nunca llega? 93% de las personas que a la edad de 65 años han fracasado económicamente le echan la culpa a la falta de un plan definido. 
Y la siguiente pregunta obligada, podría ser ¿Cómo podría existir un plan definido si no hay un sueño? Y la que le sigue, incluso, quizá ayudaría a despertar conciencias ¿Una vida sin un plan definido y sin un sueño, crees Tú que tenga sentido?
Un pensamiento deductivo, para reflexionar: Si el servicio hacia los demás pudiera plantearse seriamente como una meta y si lográramos atar nuestra vida a esta meta, entonces probablemente sería más fácil vivir una vida feliz. 
Los psicólogos y otros grandes maestros sugieren que todo ser humano debería aspirar a ser feliz en esta vida y que la felicidad es una decisión personal ¿Te suena? No sé si a ti te ha sucedido pero yo no encontraba respuestas suficientemente satisfactorias en esta filosofía, por más fácil que me la pusieran. Por supuesto que tiene sentido y ayuda en la búsqueda de tu verdad, sin embargo no era suficiente para encontrar mis respuestas ¿Qué le faltaba? Una guía práctica. Entonces diseñé una que me funcionó y que quizá, también, podría servirte a ti para descubrir Tus sueños:
Busca una persona que en este momento ya esté persiguiendo un gran sueño y ofrécete a ayudarle;
Seguramente descubrirás su liderazgo porque para materializar sueños grandes se necesitan equipos grandes de personas;
Procura aprender del líder y esforzarte en duplicar todos sus buenos hábitos, con tu propio estilo. Entonces, estarás desarrollando tu propio liderazgo.
Como liderazgo es servicio, trabaja para materializar los sueños de los integrantes de tu equipo. Como el servicio es felicidad, seguramente disfrutarás del viaje en todo momento.
Aprende, de todos los soñadores que encuentres, estrategias valiosas para crear tu propio sueño; y
Transmite tu sueño y solicita a tu equipo que colabore en la materialización de tu propio sueño. Porque como decía Walt Disney: “Puedes crear, soñar, diseñar el más hermoso lugar en el mundo, pero necesitas gente para hacer tu sueño realidad”.
Si sabes diseñar un sueño ecológico y retórico, podrías darle sentido a cada uno de tus días y serías capaz de hacerlo todos los días. Si el sueño “es una imagen mental fruto de la imaginación” y puede convertirse en el “deseo más anhelado de una persona”, entonces yo diría que lo mejor que podríamos estar haciendo Tú y yo en este momento es “Persiguiendo un sueño”, el que sea. Prueba con diferentes sueños para descubrir cuál es el que te mueve más, es decir, el que te apasiona más y te hace levantarte más temprano, te hace terminar el día sintiendo una gran satisfacción y hace crecer tu alegría en todo momento.
Tu misión puede ser ayudar a otros a realizar sus sueños. Me queda claro que venimos a servir y que servir es una de las actividades más gratificantes que pueda realizar un ser humano. Así que te invito a desempeñarla como estrategia para encontrar tus propios sueños. Para elevar la convicción de que vale la pena perseguir sueños, podría servir esta otra frase de Walt Disney: “Todos nuestros sueños pueden convertirse en realidad si tenemos la valentía de perseguirlos”.
Tu sueño, uno a la vez, funciona como una brújula en alta mar para darle dirección y sentido a tu viaje personal. Así que probablemente concuerdes conmigo en que, para fijar el rumbo cada amanecer, no hay nada mejor que consultar tu brújula.
 Fuente: Vivoemprendiendo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada