miércoles, 5 de junio de 2013

5 Diferencias entre empleado y emprendedor

 De acuerdo con Keith Cameron, éstas son las diferencias entre empleado y emprendedor:

1. Los emprendedores se educan más de lo que se entretienen. ¿Sabes qué te impulsa? Los empresarios con éxito conocen bien sus fortalezas y sus debilidades, dice el autor. Si las desconoces siempre debes recibir instrucciones. Por ello, quienes deseen convertirse en empresarios deben empezar por educarse y conocerse a sí mismos, no delegar esa responsabilidad en otros.  


El emprendedor hace que otros crean que sus productos y servicios son tan importantes como para que la vida de las personas mejor gracias a ellos.

2. ¿Te molesta perder? Los emprendedores tienen una perspectiva poderosa del fracaso, mientras que los empleados lo ven como algo negativo. Quien inicia un negocio debe asumir la responsabilidad de una mala decisión y usar ese aprendizaje para avanzar, liberándose de la culpa. Los empleados suelen culpar, quejarse y renunciar cuando las cosas se ponen difíciles, mientras el emprendedor debe permanecer fuerte aun si el fracaso es muy duro.

3. ¿Cómo ayudar a otro? Los emprendedores encuentran soluciones, los empleados solucionan problemas. De acuerdo con Cameron Smith, algunos trabajadores suelen asumir la postura: "esto no es mi conflicto", si el puesto lo exige buscan un remedio momentáneo, pero terminan pasando la responsabilidad a otros. El emprendedor "abraza" los problemas y asume la responsabilidad de encontrar soluciones de largo plazo. Incluso, de ahí surgen muchas ideas de negocio.

4 ¿Te gusta la retroalimentación? Los emprendedores dan y reciben halagos y hacen correcciones, mientras que los empleados no halagan y evitan ser corregidos. Decir que una acción se hizo mal puede malinterpretarse como un ataque personal. Al menos esto pasa cuando se tiene ‘mentalidad' de un empleado que hace lo que puede, o más que suficiente.
Muchas veces el trabajador evita que lo corrijan porque toma esto como algo personal y se siente rechazado.
El emprendedor practica hasta lograr no tomar estas situaciones como "un hecho en su contra", por una sencilla razón: dirigir una compañía requiere realizar correcciones y no es posible quejarse de cada una de éstas.

5. Hice lo que pude. Los emprendedores dicen ‘basta con los pretextos'; Los empleados argumentan ‘no es culpa mía'.  
Quien emprende un negocio busca soluciones para mejorar. Asumir ese tipo de responsabilidad significa mantenerse concentrado y actuar constantemente en busca de metas.
El empleado -que no tiene mente de emprendedor- habla de sus éxitos, pero cuando hay un problema busca en quién depositar la culpa. "Cada vez que esa persona se queja o busca justificarse, en esencia está diciendo: esto no es mi responsabilidad, sino de alguien más", puntualiza el autor.

Fuente: CNNExpansion

No hay comentarios:

Publicar un comentario