viernes, 1 de marzo de 2013

El poder de los rituales en el trabajo


Stephen King, Ernest Hemingway, Winston Churchill, Barack Obama, Haruki Murakami… Todos ellos fueron o son personas de rituales a la hora de trabajar. Seguidores de costumbres que les han ayudado a ser más disciplinados, eficientes y productivos. ¿Para qué sirven los rituales?

Por: Berto Pena

Los rituales tienen que ver con tus rutinas. Son una serie de gestos que se hacen justo antes de empezar una cosa, o bien al concluirla. Son cosas que se repiten como fórmula para hacer bien algo que viene a continuación, o como broche y cierre a algo que se ha terminado.

Utilizar rituales o seguir rutinas de trabajo es como saltar sobre un trampolín. Algo fácil de hacer pero que te da el impulso que necesitas para zambullirte en el trabajo.

Los rituales antes de hacer algo sirven para prepararte, para que lo próximo que vas a hacer salga mejor, para estar más concentrado, para ser más consciente, para eliminar dificultades (como por ejemplo distracciones), para estimularte, para relajarte, para aclarar tu mente.

En cambio los rituales después de hacer algo sirven para poner un cierre, para evaluar y hacer un análisis, pero también actúan como puente y transición entre actividades distintas.

Los rituales cobran más importancia en ciertos momentos del día o ante ciertas actividades, como el inicio de tu jornada de trabajo o cuando estás a punto de hacer tus tareas Clave. Esa preparación con los mismos gestos a la hora de hacer esas tareas tan importantes, te permite dejar menos espacio a la improvisación y algo muchísimo más importante: cerrar el paso a las distracciones.

Fuente: Thinkwasabi

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada