lunes, 25 de febrero de 2013

GTD: El Poder de la Productividad Personal


El poder lo consigues cuando haces espacio en tu mente para pensar con claridad.

Esto es algo que tienen claro las personas que practican artes marciales. Tener la mente como el agua, metáfora del kárate para describir un estado de claridad y transparencia, es una imagen conocida para quienes practicamos GTD.

Por:Jose Miguel Bolivar

Si tiras una piedra a un estanque en reposo, el agua reaccionará a la medida de la piedra, de forma proporcional a su tamaño, velocidad, superficie de impacto… En otras palabras, el agua no sobre-reacciona ante la piedra.

De forma análoga, las personas que han interiorizado los principios, y desarrollado los hábitos que promueve GTD, son capaces de responder sin estrés ni tensión ante los imprevistos y las interrupciones.

Tener la mente vacía te permite llenarla en cada momento con lo que tú decides, no con lo que otros deciden por ti o con lo que intentan imponerte las circunstancias. La mente vacía te da el poder de dirigir tu atención de forma selectiva, con la intensidad y duración que tú consideras adecuadas.

Pero además, también te da el poder de distanciarte por completo de cualquier compromiso en cualquier momento, tan pronto como decidas poner tu atención y tu enfoque en otra parte, lo que te permite centrarte plenamente en esa nueva tarea.

Responder a un email de un cliente, o de tu jefe, dedicar tiempo a una buena idea que se te acaba de ocurrir, preocuparte por la situación de un familiar o un amigo… Todas ellas son situaciones para las que existe una respuesta óptima. Dar con ella depende de tu capacidad para prestarle atención plena en el momento oportuno, lo que a su vez depende de tu capacidad para operar desde una mente vacía.

Cuando no sabes procesarlas bien, es decir, cuando no sabes pensar en ellas con eficacia, decidiendo qué son, qué significan, qué acciones concretas puedes, debes y/o quieres hacer al respecto, acabas cayendo en el “pensamiento rumiativo”, que no te conduce más que a la frustración.

Si a menudo te descubres teniendo un mismo pensamiento en repetidas ocasiones, sin que se produzcan avances significativos entre ellas, es muy probable que estés dedicando recursos innecesarios al tema. Guardar los pensamientos en tu mente, llevarte a casa problemas del trabajo, o al trabajo tus problemas personales, no es productivo ni divertido.

Pero además, pensar de esta forma “circular” no solo no es efectivo, sino que requiere mucha más energía de la que necesitarías para pensar en ellas con una “mente como el agua”, agotando además tu capacidad creativa.

Superado el mito de la gestión del tiempo, si productividad es gestión de la atención, el poder que te da GTD es devolverte el control absoluto sobre ella, dándote las herramientas para que aprendas cómo vaciar tu mente y mantenerla permanentemente en ese estado “como el agua”, y así, desde el control que te otorga una mente vacía, puedas gestionar tu atención a voluntad, de forma plena y eficaz, para conseguir los resultados que deseas.

1 comentario:

  1. gracias por los consejos que ofreces. http://www.solonegociosrentables.net

    ResponderEliminar