jueves, 31 de mayo de 2012

Freemium, el modelo de negocio de la Web 2.0.

Freemium_el modelo de negocio
¿Qué tienen en común empresas como Spotify, LinkedIn, Skype o miles de pequeños desarrolladores que cada día envían sus aplicaciones a tiendas como la Appstore de Apple? Además de su carácter eminentemente tecnológico, apuestan por el mismo modelo de negocio: el freemium.

En 2006 el famoso inversor Fred Wilson describía su modelo denegocio favorito en los siguientes términos: “Ofrece un servicio gratuito, posiblemente apoyado por publicidad aunque no es necesario, consigue una gran masa de consumidores que sean capaces de viralizar tu producto y después ofrece una versión premium de ese mismo servicio en la que ofrecerás servicios y características adicionales así como contenido de valor por el que merezca la pena pagar”.
Tras definir un modelo de negocio que sólo comenzaría a despuntar unos años más tarde, uno de los lectores de su blog comentó si pensaba que ese modelo de negocio podría denominarse Freemium, como término que surge de la unión de las palabras “Free” y “Premium”. No hace falta decir que lo que pareció poco más una curiosidad, acabó convirtiéndose en un término estándar empleado por cada vez más empresas.
¿Cómo funciona el modelo Freemium en la “vida real”?
Aunque la definición ofrecida por Fred Wilson describe exactamente cómo funciona este modelo de negocio, resulta más sencillo de explicar si ofrecemos algunos ejemplos de empresas que han triunfado aprovechándose precisamente de esta combinación de servicio gratuito más modalidad de pago.

Spotify

Spotify se ha convertido en la segunda fuente de ingresos más importante para las discográficas, superando a las descargas de pago y frenando además a buena parte de la “piratería” musical, reduciendo notablemente fenómenos como el top manta.

Como todos sus usuarios saben, Spotify ofrece tres modalidades de uso: una completamente gratuita en la que el usuario puede reproducir música on-line que se intercala con anuncios, una denominada “Unlimited” en la que por 4 euros mensuales se eliminan dichos anuncios y finalmente, una versión “Premium” en la que por diez euros al mes podemos escuchar música en nuestro smartphone, además de guardar las canciones en nuestro disco duro.
En países como Sucecia o Noruega, Spotify es el mayor distribuidor de música, mientras que en número de usuarios solo el servicio iTunes de Apple está por delante


Lecciones para poner en marcha nuestro modelo Freemium

1. Ofrecer un servicio básico que guste a la gente. La viralidad conduce al éxito.

2. Ofrecer un producto que funcione mejor cuanta más personas lo usen. Por ejemplo, el éxito de Skype se justifica en parte por su gran base de usuarios.

3. Asegurarnos de que disponemos de un servicio escalable, de modo que cuantos más usuarios, menos nos costará cada uno de ellos.

4. Ofrecer un servicio premium que realmente aporte valor añadido, difícil de obtener en otros productos gratuitos. Es decir, realmente tiene que merecer la pena pagar por estas funcionalidades extra.

5. Favorece la interacción con tu base de usuarios, mejorando ofertas, promoviendo su uso, inspirando y “evangelizando”.

6. Ofrece a tus usuarios una buena razón para hablar de tu producto. ¿Qué es lo que lo convierte en algo tan bueno?

 Fuente: MuyPymes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada