lunes, 21 de mayo de 2012

4 consejos para mejorar en los negocios

1. Sé impecable con tus palabras: Este acuerdo es el más importante y también el más difícil de seguir, pues las palabras son un don mediante el cual se expresa el poder creativo. También porque son una herramienta que constituye el poder que se tiene para expresar y comunicar, para pensar y en consecuencia, para crear los acontecimientos de la vida. Según como se utilicen, las palabras logran liberar o esclavizar, ya que son tan poderosas que pueden cambiar o destruir a millones de personas.

La impecabilidad de las palabras es capaz de llevar a la libertad personal, al éxito y a la abundancia.

  
2. No te tomes nada personalmente: Suceda lo que suceda no debe tomarse nada personalmente. Nada de lo que los demás hacen es por uno, de hecho lo hacen por ellos mismos. Incluso cuando una situación parece muy personal, como cuando alguien te insulta directamente, nada tiene que ver contigo. Lo que esa persona dice, hace u opina, surge de toda la programación que recibió durante su domesticación (Todos los seres humanos somos domesticados por los individuos que se encuentran ya en el mundo antes de que nazcamos , pues ellos nos transmiten conocimientos sobre la manera en que hay que actuar en este mundo terrenal).

Si una persona te da su opinión y te dice: “¡Oye, estás muy gordo!”, no te lo tomes personalmente, porque la verdad es que se refiere a sus propios sentimientos, creencias y opiniones. Esa persona intentó enviarte todo su veneno, y si te lo tomas personalmente, lo recoges y se convierte en tuyo. Pero si no te lo tomas personalmente, serás inmune a todo veneno que te encuentres y esa inmunidad es un don de este acuerdo.


3. No hagas suposiciones: Hacer suposiciones implica creer que lo que suponemos es cierto. Cuando hacemos una suposición, comprendemos las cosas mal, nos lo tomamos personalmente y acabamos haciendo un gran drama cuando nuestras suposiciones no coinciden con la realidad. Hacer suposiciones en nuestras relaciones significa problemas. Hacemos todo tipo de suposiciones porque no tenemos el valor de preguntar. La manera de evitar las suposiciones es preguntar. Asegúrate de que las cosas te queden claras. Si no comprendes alguna, ten el valor de preguntar hasta clarificarlo todo lo posible, e incluso entonces, no supongas que lo sabes todo sobre esa situación en particular. Una vez que escuches la respuesta, no tendrás que hacer suposiciones porque sabrás la verdad.


4. Haz siempre lo máximo que puedas: Bajo cualquier circunstancia haz siempre lo máximo que puedas, ni más ni menos. Piensa que eso va a variar de un momento a otro. En ocasiones, lo máximo que podrás hacer tendrá una gran calidad, y en otras no será tan bueno. Se debe hacer lo máximo que se pueda, ni más ni menos, pues si intentas esforzarte demasiado entonces gastarás más energía de la necesraira y al final tu rendimiento no será suficiente. Cuando te excedes agotas tu cuerpo y vas contra ti, por consiguiente te resulta más difícil alcanzar tus objetivos. Por otro lado, si haces menos de los que puedes hacer, te sometes a ti mismo a frustraciones, juicios, culpas y reproches. Limítate a hacer lo máximo que puedas. Si siempre haces lo máximo que puedas, no te juzgarás a ti mismo en modo alguno. Y si no te juzgas, no te harás reproches, ni te culparás ni te castigarás en absoluto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario