miércoles, 25 de abril de 2012

Consejos para elegir tu profesión

Recordando el primer anuncio de la marca comercial Telepizza: el secreto está en la masa. Pues el secreto del candidato está en su formación. Una formación que empieza desde su infancia y que se comienza a decidir en su juventud, en los estudios de Secundaria.

Realizada la base de la formación, el candidato podrá aportar sus capacidades personales y la formación complementaria con la que quiera complementar su opción profesional. Será el punto diferenciador entre otras opciones y complementara su capacidad técnica. Por ello, siempre y desde el principio, es tener muy claro la respuesta a la popular pregunta “¿qué vas a ser de mayor?”.

¿Cómo decido mis estudios?

El primer paso, según la legislación vigente, se realiza en los estudios secundarios, cuando se debe decidir entre los estudios de ciencias y letras, como los más populares y diferenciación curricular inicial.

Para ello, sopesa las asignaturas que has estudiado, valóralas según el grado de satisfacción en ellas y equilibra tus aptitudes intelectuales con los intereses profesionales. Se realista: no intentes ser un matemático cuando suspendes todas las evaluaciones las matemáticas.

Investiga y documéntate sobre la profesión que has elegido. Busca en internet, habla con profesionales dedicados al oficio y contrasta lo que tú te imaginas sobre “ese trabajo idílico” con la información que te facilitan y comprueba que cumple las expectativas que te imaginas.

Busca las posibilidades de empleo  que tiene esa ocupación. Las salidas profesionales y las demandas de titulado en tu profesión elegida, te ayudaran a tomar la iniciativa por ella. Recuerda hay profesiones de difícil colocación y otras que tienen movilidad geográfica. Valora estos apartados que puedes encontrar información en los Consejos de la Juventud, Delegaciones sindicales y otras.

La constancia es el premio. A pesar de todas las dificultades que se te planteen inicialmente, solo aquellas que obtienen mejores resultados y son constantes en sus quehaceres, triunfan y es la clave para que consigas el oficio por el que has trabajado durante años.

Estas son algunas pautas, pero no olvides que tus aptitudes son tan importantes como las salidas profesionales. Si eres una persona introvertida, por muchas salidas que tengas estudios de marketing, comerciales y demás, nunca podrás llegar a ellos, porque el trato con personas es vital y tus características personales no son las más adecuadas. También es cierto, que no hay regla fija en este tipo de aptitudes.

La formación tampoco es lo más esencial. Muchos de los oficios tienen educación universitaria, pero también es cierto que tienen sus estudios paralelos en la rama de Formación Profesional. Si no alcanzas, por capacidades, los estudios universitarios siempre podrás acceder a un ciclo formativo.

Nunca el agobio llega a buen puerto. Por lo tanto, todo llegará sigue estudiando y después se irán aclarando tus inclinaciones profesionales. Cada día más se usa la frase de “no se nace, sino se hace”.

Se tú mismo al elegir oficio. Terceras personas solo pueden aconsejar, no influir. Es tu futuro, al que dedicaras un montón  de años y horas, podrás ser feliz o infeliz y eres tú quien debe decidir.

La información es poder y pensar en positivo es vital. Son elementos de éxito y con ello puedes triunfar. 

1 comentario:

  1. Interesante reflexión. Por mi experiencia laboral te diría que lo mejor que he hecho en mi vida es cursar la FP. Los ciclos formativos de grado superior hoy en día tienen mayor formación práctica que la Universidad y tal y como está la cosa, es una gran salida.

    ResponderEliminar