miércoles, 28 de marzo de 2012

Nuevo ansiolítico: Los másters



A pocos meses de acabar la carrera, observo en mis compañeros la tremenda angustia a lo que yo llamo “el día después”.

Un alto porcentaje están buscando másters o cursos de especialización tanto en España como en el extranjero, y con cada negativa o ausencia de respuesta aumenta más y más su ansiedad y su estrés.

Hablando con varios profesionales entre ellos abogados, consultores, psicólogos clínicos o personal de recursos humanos, compruebo que todos dicen lo mismo: primero busca trabajo y después especialízate a partir de las carencias que has observado.
…Y tienen mucha razón. Sin embargo, puedo entender que algún crítico me cuestione: “Eso está bien pero, ¿Cómo consigo un empleo sin especializarme antes?”.

En mi modesta opinión, un máster no es un buscador de empleo, sino una herramienta para conseguir contactos que puedan facilitarte el acceso a alguna oportunidad. Pero se hace muy difícil destacar (así como aprovecharlo al 100%) sino te has movido por ése campo laboral, porque no sabes en definitiva qué aspectos debes abandonar- por exceso de demanda o bien porque no te pueda reportar un beneficio económico- y qué necesidades no cubiertas puedes aprovechar.
Sin esta experiencia previa- bien de prácticas, voluntariado, etc.- será más difícil encontrar estas necesidades, esta “oferta oculta”, y por tanto los intentos de “meter la cabeza” como profesional quedarán muy limitadas, puesto que eres un alumno más con nada nuevo que ofrecer.

Los másteres hoy en día es el ansiolítico de los universitarios, postergando años y años lo que se convierte en inevitable.

Por todo esto, debemos ser creativos, presentarnos como profesionales a todos nuestros conocidos tras finalizar la carrera y buscar nuevas experiencias (bien aquí o en el extranjero).

Asi que, lo dicho: Busquemos esas necesidades no cubiertas.



Mónica Martínez 

No hay comentarios:

Publicar un comentario