Cargando...

sábado, 10 de septiembre de 2011

Principios de excelencia, según Peters y Waterman

Énfasis en la acción

La acción tiene preferencia frente a la planificación. El elemento básico de la acción es el pequeño grupo, cuya principal ventaja es la flexibilidad, el tratamiento de pequeñas cantidades de información y el elevado grado de autonomía.


Proximidad al cliente

Las empresas excelentes son compañías "de servicios", obsesionadas por la calidad, fiabilidad de sus productos y escucha de los clientes, un modo éste de adaptarse y de encontrar un hueco de mercado.

Autonomía e iniciativa

Las empresas de éxito fomentan y estimulan la presencia de "campeones": individuos con gran capacidad de trabajo, apasionados por aquello que hacen y vencedores de las adversidades.

Productividad contando con las personas:

La motivación del personal es la piedra angular del sistema. Las personas aquí son consideradas como personas adultas, se establecen relaciones de confianza mutua y se procura que progresen dentro de la organización.

Valores claros y manos a la obra:

Las empresas excelentes tienen unos valores sólidos, explícitos. La alta dirección transmite estos valores a todo el personal practicando con el ejemplo.

Zapatero a tus zapatos:

La diversificación a todo trance no trae más que malos resultados, si bien cierto grado de diversificación proporciona estabilidad. La actividad que se desarrolla gira en torno a un núcleo central de actividades del que no se suelen apartar. Hacer bien aquello que se sabe hacer.

Estructuras sencillas y staff reducido

La empresas excelentes poseen estructuras estables; la división se hace por productos y se utilizan figuras temporales, como grupos operativos, centros de proyecto. El staff se reduce a la mínima expresión.

Tira y afloja simultáneo

Entre centralización y descentralización, y esto es lo que constituye la consolidación de los restantes principios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada