viernes, 12 de agosto de 2011

¿Qué es la organización gerencial de los negocios familiares?

¿Qué es la organización gerencial de los negocios familiares?, Protocolo Familiar, Empresa de Familia

El protocolo familiar

La viabilidad de la empresa se garantiza con una buena organización gerencial. Para ello, es necesario contar con unos órganos de gobierno societarios, que se regirán por las normas estatutarias. Uno de ellos es el llamado protocolo familiar, un documento en el que deben reflejarse algunas pautas que seguirá la empresa a la hora de tomar decisiones complicadas.


El protocolo familiar debe ser único y exclusivo de cada familia y cada empresa y siempre adecuado a sus necesidades.


El documento que se puede generar y presentar como protocolo familiar en cada empresa debe ser el fruto de un trabajo psicológico y emocional de la propia familia. Además, deben tenerse en cuenta componentes jurídicos, económicos y empresariales. En cualquier caso, no debe considerarse como un documento inamovible.


El protocolo familiar es un instrumento propio de las empresas familiares que sirve para regular, sobre todo, los aspectos relacionados con la sucesión del negocio. Este órgano de gestión trata de facilitar la continuidad de la empresa, anticipándose y buscando soluciones a las posibles discrepancias que puedan surgir en el futuro. Este instrumento permite regular aspectos fundamentales en la vida de la empresa, como el reparto de la propiedad, el acceso o la salida de familiares del gobierno del negocio, la formación de los futuros directivos o la redacción de pactos intrafamiliares, las fórmulas para la resolución de conflictos, etc.


Toda empresa familiar necesita, pues, un protocolo que le sirva para cubrirse frente a situaciones como las comentadas, que no se encuentran reguladas por los instrumentos genéricos, como los estatutos de la empresa.


La firma de un protocolo familiar servirá, por tanto, para regular los siguientes aspectos:



  1. La gestión y organización de la empresa
  2. Las relaciones económicas y profesionales que existen entre los miembros de la familia que, además, son socios del negocio y la propia empresa.
Para dotar de poder y sentido al protocolo familiar, es necesario que todos los familiares comprendan y aprueben todas y cada una de las cláusulas que abarca. Es decir, debe contar con el consenso de todos los familiares participantes en la empresa.

La experiencia de las empresas familiares demuestra la eficacia de este instrumento en la gestión de crisis y situaciones difíciles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario