martes, 23 de agosto de 2011

Piensa en positivo y evita las fórmulas pesimistas


Pensar de forma constructiva nos permite ver el lado bueno de los acontecimientos y abrir nuestras emociones ante la vida.

Es por esto que es tan importante que aprendamos a desarrollar un pensamiento constructivo. El investigador Seymour Epstein en su libro Pensamiento Constructivo: La clave de la inteligencia emocional.

Nos Habla de dos sistemas de pensamiento:

1.- La inteligencia racional (CI)
2.- La inteligencia experimental: Basada en la experiencia de las emociones y abarca 3 tipos de inteligencia (Emocional, Social y práctica)

El pensamiento constructivo es el pensamiento de la inteligencia experiencial y está relacionado con el éxito en el trabajo, la salud física, el ajuste emocional, el éxito en las relaciones personales y una mayor satisfacción en la vida general.

El pensamiento constructivo genera las emociones, es el mediador entre los acontecimientos de nuestra vida y los sentimientos. Sabemos que nuestro pensamiento es la clave fundamental a la hora de sentir una u otra cosa, en definitiva, que determina nuestros sentimientos.

Ser un pensador positivo no es tan difícil. Se trata de identificar y poner orden en nuestros pensamientos, positivos y negativos, para sacar el mayor provecho de ellos.

Identifica tus pensamientos automáticos

Si alguien critica tu trabajo, presta atención a lo que te dices a ti mismo (me has insultado); a las imágenes mentales que surgen en tu cabeza ("He hecho el ridículo ante todos"); y cómo influye en tus sentimientos ("Soy un desastre, no sirvo para nada")

Identifica tus pensamientos secundarios

Son otros pensamientos automáticos que siguen y son consecuencia de los primeros: "me las vas a pagar" o "tal vez no ha sido un insulto" o "tengo que mejorar"

Identifica tus respuestas conductuales

Tu comportamiento depende de lo que has pensado: Puedes insultar a quien te criticó, trabajar más, no hacer nada...

Identifica tus zonas sensibles

Son situaciones que te descontrolan y un indicio de que tu pensamiento constructivo es malo (miedo al rechazo, al fracaso)

Evita las fórmulas pesimistas


para lograr desarrollar un pensamiento constructivo, que fluya positivamente en tu vida, debes tratar de evitar las formulas pernisiosas en las que suelen caer las personas pesimistas:

Exageración:

Es hacer una montaña de un grano de arena. Pregúntate si lo que sucede (o las consecuencias que anticipas) son tan graves como tu supones.

Pensamiento categórico:

Todo o nada, blanco o negro, bueno o malo.

Ver los retos como amenazas

Si sientes miedo o ansiedad ante cualquier cosa, tal vez te pierdas muchas de las oportunidades que te brinde la vida.

Generalización:

Suponer que lo que sucede en una o varias situaciones va a suceder siempre

Etiquetado:

Aplicar etiquetas a la gente o a los acontecimientos, y luego actuar como si fueran exactas

Personalización:

Tomarse las cosas como algo personal; suponer, sin justificación que eres el centro de atención de todos, nadie es el ombligo del mundo.

La tiranía del "debería"

Cuando te sientes mal porque las cosas no son como piensas que deberían ser. Puedes aceptar la realidad, cambiando lo que puedas o martirizarte y deprimirte

Pensamiento negativo:

Interpretar los acontecimientos prestando atención sólo al lado malo, siempre se puede encontrar algo positivo

Optimismo ingenuo:

Pensamiento positivo exagerado y no realista que implica pensar que todo saldrá bien siempre y que nada malo puede suceder

Validar cualquier sentimiento

los sentimientos no reflejan la realidad, sino la interpretación que hacemos de ella, que puede ser correcta o incorrecta.

Suponer intencionalidad

Significa suponer que cuando la gente hace algo que hiere tus sentimientos tenía la intención de hacerlo

El chivo expiatorio

Busca algo o alguien a culpar por tu malestar

Conclusiones precipitadas

basadas en evidencias insuficientes. cuanto más exaltado estás, más dejarás de lado tu mente racional y constructiva



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada