martes, 30 de agosto de 2011

El temido Síndrome Postvacacional

El temido Síndrome Postvacacional
Acabo de regresar de mis vacaciones y llegan esos momentos en los que todas las cadenas de televisión hablan sobre el “Síndrome postvacacional”, y yo me pregunto: ¿realmente existe o es el resultado de nuestro afán por etiquetar todo aquello que nos sucede?

Mónica Martínez

Las vacaciones, la vuelta al cole, las rebajas, la primera nevada del año, la compra de navidades, semana santa… Hay eventos en todo telediario que se repiten de manera interminable. Pero solo es la vuelta de vacaciones lo que, curiosamente, puede llegar a convertirse en una grave fuente de estrés y enfermedad para los españoles.

¿Y qué podemos hacer para luchar contra este terrible síndrome? Los telediarios hablan de pequeñas siestas, comidas menos copiosas, mayor descanso… Pero hablando en serio, ¿existe algún español que pueda hacer eso a la vuelta de sus vacaciones? La inocencia que nos transmite la televisión puede resultar en ocasiones bastante molesta.

En mi caso, recomiendo una pequeña dosis de reflexión en la que podamos encontrar nuestra motivación para afrontar este nuevo año. Y con motivación no me refiero a las promesas de año nuevo, sino a un deseo en lo más profundo de nosotros que nos empuje a llevar a cabo con optimismo nuestro trabajo. Una motivación que nos facilite desarrollar pequeñas acciones que nos lleven a acercarnos a nuestros objetivos: Un ascenso no es una motivación, sino la respuesta a qué te reporta el ascenso y por qué lo necesitas.

Sin objetivos no hay acción. Pero sin motivación no hay empuje para llevarlos a cabo, y sin ésta los propósitos mueren rápidamente. ¡Dejemos atrás la inocencia de la televisión y retomemos el trabajo con un nuevo empuje, más fuerte y mucho más duradero!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada