miércoles, 24 de agosto de 2011

Comprender el estrés ¿Cuándo es saludable y cuándo nocivo?

El estrés está asociado a un conjunto de experiencias y cambios tan amplios y diversos que ello puede dificultar su cuantificación e incluso su identificación la psicología la define como la respuesta del sistema nervioso a un acontecimiento o a una situación que se percibe como una amenaza, esta respuesta se conoce como mecanismo de lucha / huida, ya que las hormonas que el organismo segrega al sentir miedo (como la adrenalina) proporciona al cuerpo la potencia física para enfrentarse al peligro o huir.

Según el RAE definimos el estrés. (Del ingl. stress). como la tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves.


Se suele hablar del estrés como una dolencia destructiva y perniciosa para la salud, pero no siempre es así. Según el especialista canadiense Hans Selye compara el estrés con la temperatura corporal: solo cuando la temperatura sube por encima de lo normal puede considerarse preocupante. asimismo toda persona, a lo largo de su vida dispone de una cierta capacidad de adaptación para hacer frente a su entorno, y esta cantidad de estrés  puede considerarse normal. pero si debes afrontar demasiados problemas, o cambios, tanto positivos como negativos, si permanece en estado de tensión continua , si rebasas ese umbral de resistencia , esta capacidad acaba por agotarse, el estrés aumenta excesivamente y surgen los trastornos.


Según Peter Nixon (Cardiólogo) que desarrolló un gráfico llamado la curva de función humana para demostrar cómo mejora el rendimiento de una persona bajo un estado de estrés (o activación fisiológica). no obstante , tras aumentar hasta un punto óptimo culminante al que denominó punto de fatiga el rendimiento desciende rápidamente. Concluyó que una cierta cantidad de estrés o tensión saludable, resulta incluso práctica, pues proporciona el impulso o el ímpetu necesario para afrontar y completar tareas en nuestra vida cotidiana.


Si ese grado de estrés o exitación, la vida sería insulsa y tediosa y no alcanzariamos grandes metas. Un estrés moderado activa la edrenalina, que nos prepara para hacer frente a nuevos retos. de hecho muchas personas afirman ser más eficientes si trabajan con plazos ajustados.





la experiencia del estrés se puede utilizar utilizar de un modo positivo para su mejor comprensión. dado que es inevitable padecerlo en cierta medida, aprender a manejarse en situaciones estresantes puede considerarse una lección muy valiosa.


las personas que viven protegidas del estrés tienden a reaccionar de un modo exacerbado y negativo cuando finalmente topan con este tipo de situaciones.


No obstante la línea divisoria entre el estrés saludable y el nocivo es extremadamente fina. las personas solemos desestimar el grado estrés que padecemos y nos creemos que podemos seguir trabajando con eficiencia durante más tiempo del que realmente es capaz (El cardiológo Nixon denomina a esta actitud rendimiento intencionado, en contraposición al rendimiento real).


Según el síndrome general de activación de Selye, el individuo si se sufre estrés crónico durante un período más o menos prolongado presenta con frecuencia niveles elevados a hormonas asociadas al estrés y es vulnerable al cansancio y a la enfermedad. por ello es de vital importancia identificar el tipo y el grado de estrés que se padece y actuar en consecuencia.

Uno de los métodos más efectivos para aliviar el estrés es hablar de el. las amistades intimas y unas buenas relaciones sociales actúan como un eficaz amortiguador del estrés


CURVA DE LA FUNCION HUMANA


La ilustración anterior muestra cómo en la primera fase del estrés, la situada a la izquierda de la línea de puntos, referida al estrés "bueno", la productividad aumenta de forma consistente. El cuerpo y la mente están en un estado de "iluminación" durante el cual se resuelven los asuntos con efectividad. Tanto en el trabajo como en la vida cotidiana aumenta la productividad de forma ascendente y sin grandes brusquedades.


Sin embargo al llegar a la cima de la línea de puntos, ( THE HUMP), que es diferente en cada individuo, aparece un descenso súbito e imparable si las circunstancias o los mecanismos de defensa no cambian . Así comienzan a aparecer los síntomas negativos, primero el cansancio, después los problemas de salud y finalmente, si no se aplican correctores, llega el "breakdown", el punto de ruptura en el que ya no se puede "dar más de sí", cuando los síntomas de ansiedad pueden pasar a ser síntomas de depresión y la mente se encarga de obligar al cuerpo a abandonar la lucha.


Es durante este periodo de "bajón" cuando a los síntomas de estrés se añaden las consecuencias de las  que se cometen por el mero hecho de "descargar en otros" algo de la tensión subyacente,  o por aislarse para evitar enfrentar los problemas. El cuerpo y la mente han estado todo el tiempo preparados para optar por las únicas opciones que la naturaleza ofrece: la respuesta "lucha/huida", que tiene como resultado reacciones cognitivas, emocionales, físicas y del comportamiento: los llamados síntomas de ansiedad o estrés.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada