miércoles, 10 de agosto de 2011

Cómo plantear la gestión de una empresa familiar


Una vez creada, con su plan de negocios en marcha y estudiadas las líneas de financiación necesarias, uno de los puntos más importantes que hay que tratar para que el negocio funcione adecuadamente es el de la gestión de la sociedad.

En la pyme, con mucha frecuencia de origen familiar, el arte de combinar empresa y familia obliga a buscar fórmulas que aúnen terminos que, en apariencia, pueden resultar chocantes: Amor y el dinero.

la asociación de estos dos mundos supone utilizar estrategias de gestión afinadas, que implican creatividad, experiencia y visión para responder al compromiso de compartir el trabajo con los seres queridos

El objetivo es conseguir que la empresa sea rentable, preservar el patrimonio familiar y la continuidad generacional y favorecer un entorno de trabajo adecuado para que la familia permanezca unida.

El principal problema al que enfrentan las pymes que a su vez son empresas familiares es caer en el error de pensar que las relaciones familiares son las que deben dominar en las compañias.

Suelen trasladar la la informalidad del trato familiar a la formalidad de una organización profesional. Si bien al principio, en la puesta en marcha de la sociedad resulta muy difícil conseguir un trato diferenciado en el ámbito profesional, con el paso del tiempo resulta necesario conseguir un tratamiento más formal que permita separar, en cierto modo, los aspectos económicos de los puramente afectivos. la empresa familiar obliga así a desempeñar diversos roles bien diferenciados: el de empresario, esposo, padre...

Toda empresa que desee preservar su carácter familiar debe tener la capacidad de profesionalizarse a través de una gestión formal que implicará aspectos como la inclusión de directivos o colaboradores no familiares, o la planificación de la sucesión del negocio que bien hecha podría llevar de 3 a 4 años en el mejor de los casos.

Muchas de las grandes multinacionales del mundo partieron de la creación de una pequeña empresa familiar donde primaba un ambiente de trabajo armonico y agradable. Precisamente, en muchas ocasiones conseguir una organización equilibrada es lo que abre a la pequeña empresa las puertas del éxito para resultar competitiva.

Lee también : Los 7 retos del líder de la empresa familiar

                     La empresa familiar el valor de los valores

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada