jueves, 4 de agosto de 2011

Como marcarnos nuestros objetivos:

A lo largo de los años, me he encontrado con una gran cantidad de personas que buscan, emprender…

Pero pocos son capaces de profundizar y marcarse unos objetivos que guarden coherencia con lo que son y con lo que en realidad quieren, teniendo como resultado una trayectoria caótica, sin una idea directriz que la guíe y por tanto, generando profesionales poco especializados y llamativos para el mercado.
Por: Mónica Martínez
Desde la psicología, en las terapias cognitivo-conductuales proponen unas pautas sencillas que permiten establecer unos objetivos coherentes y realizables:

1.- Objetivos realistas, teniendo en cuenta nuestra situación presente, así como nuestras posibilidades. Las metas deben ser menos ambiciosas de lo que nos gustaría, de esta forma evitaremos desmotivarnos y abandonar.

2.- Objetivos concretos. Olvidémonos de generalizaciones, enfoquémonos en conductas concretas: en lugar de “voy a pasar más tiempo con mi pareja” pasemos a “esperaré a cenar con mi pareja todas las noches” cuanto más concretas sean nuestras metas, mayor probabilidad de realizarlas.

3.- Los objetivos deben referirse a cambios personales y no a cambios de conductas de otras personas, puesto que los primeros siempre serán controlables. Y como dicen nuestros mayores: “antes de que cambien las conductas de los otros, debemos cambiar primero nosotros”. 

4.- Los objetivos deben abarcar diversas áreas, y debemos ordenarlas siempre por orden de dificultad, siendo siempre los más sencillos primero, teniendo así mayores probabilidades de conseguirlos y motivarnos. 

5.- Planificar en pequeños pasos nuestros objetivos, de forma que nos facilite su consecución y ponernos manos a la obra, impidiendo que la rutina nos aleje de ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada