martes, 23 de agosto de 2011

Cómo afrontar la sucesión en un negocio familiar

Cuándo se buscan soluciones a los hipotéticos problemas que pueden surgir en el futuro es una de las cuestiones que garantizan una buena gestión en el negocio familiar. No obstante, hay un tema que, en particular, requiere una atención especial: La Sucesión.

Pervivir a lo largo del tiempo y pasar de padres a hijos es, además del mayor deseo de todos los fundadores de este tipo de negocios, una tarea difícil. De una buena preparación sucesoria depende la supervivencia en el negocio familiar.

Los sociólogos Aronoff y Ward afirmaron rotundamente que "los tres problemas más importantes a los que se enfrenta el negocio familiar son:

1.- La sucesión
2.- La sucesión
3.- La sucesión

las estadísticas señalan que menos de la mitad de los negocios familiares que se crean alcanzan la segunda generación y que solo un 15 % llega a la tercera. El resto o cierran o se liquidan, principalmente por desavenencias personales en el seno de la familia o porque su gestión ineficiente no hace a la empresa suficientemente competitiva.

La sucesión del negocio familiar es un momento crítico para estas sociedades que debe planearse desde el largo plazo. Esperar hasta el último momento para elegir el sucesor y traspasar todos los conocimientos adquiridos en torno a unos 20 - 25 años, que es la edad media que puede estar trabajando un empresario al frente de un negocio, puede ser un motivo de fracaso.

De ahí que lo más aconsejable sea comenzar a planificar la sucesión desde el mismo momento en que los hijos del fundador manifiestan un deseo de entrar en el negocio. Es entonces cuando la organización adquiere formalmente el carácter de negocio familiar. La preparación de la sucesión implica la imprescindible colaboración de las partes y requiere una planificación muy reflexiva y tranquila.

Elegir bien al sucesor es un factor determinante del éxito o fracaso de un negocio familiar, puesto que es la figura central de las principales tareas de gobierno del negocio: Dirección y control de cuentas. Elegir bien al sucesor es la decisión estratégica más importante que se toma en cada generación.

¿Qué alternativas debe estudiar el fundador que afronta su sucesión?

Cuando el fundador se plantea su posible retiro, son varias las opciones que puede manejar:

1.- Designar sucesor a otro miembro de la familia: es la opción ideal para la mayoría de los fundadores que desean que su negocio perviva por más generaciones.

2.- Liquidar la empresa: Esta es otra de las opciones más comunes que suele plantearse el fundador. Cuando no existe un sucesor claro ni un profesional comprometido en gran medida con la empresa, el fundador puede decidir liquidar el negocio. Eso supondría anticiparse a posibles pérdidas futuras.

3.- Vender en bloque o en partes: cuando la sucesión tampoco está clara, el fundador puede estudiar ofertas que haya recibido de otras compañias interesadas en adquirir su negocio.

4.- Elegir como sucesor a un miembro ajeno de la familia. en este caso, entran en conflicto la idea de continuidad de la empresa y la posibilidad de perder parte del espíritu familiar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario