sábado, 9 de julio de 2011

Estudios explican por qué la depresión y la tristeza nos hacen más creativos


U. de Harvard y de New South Wales confirman que emociones negativas nos vuelven más imaginativos, pues activan nuestro sistema de alerta.

Por Teresita Quezada

Muchos piensan que Las últimas Composiciones fue el nombre que le pusieron al disco compilado con las canciones que Violeta Parra había grabado antes de su trágica muerte. No fue así. 

Ella lo nombró de esa forma sabiendo que no volvería a componer y que poco después se suicidaría. Un período negro en su vida, pero también el más brillante como artista: de ese disco son Gracias a la Vida y Volver a los 17, sus canciones más reconocidas. Su caso no es aislado. Artistas comoVan Gogh, Virginia Woolf, Kurt Cobain o Bob Dylan han creado sus mejores obras en momentos de depresión y tristeza. Y la ciencia ahora intenta explicar por qué esto sucede.

El más reciente trabajo sobre el tema fue realizado por expertos de la U. de Harvard y se llama "El lado oscuro de la creatividad: la vulnerabilidad biológica y las emociones negativas llevan a gran creatividad artística". En él, las siquiatras Modupe Akinola y Wendy Berry le pidieron a un grupo de estudiantes que dieran un corto discurso sobre el trabajo de sus sueños. Separaron a los estudiantes en dos grupos y una mitad recibió aprobaciones por su discurso, mientras la otra fue criticada. Luego les dieron materiales para que hicieran un collage y artistas profesionales evaluaron su trabajo.

Para entender los procesos biológicos, las investigadoras también midieron en los estudiantes los niveles de una hormona que disminuye el estrés, pues la respuesta a éste se relaciona estrechamente con la depresión, los estados de ánimo bajos y la tristeza. Como era de esperarse, los que recibieron sonrisas y aprobaciones durante el discurso estaban de buen humor; mientras quienes habían recibido críticas, deprimidos. Pero ¿quiénes hicieron los mejores collages? Los tristes.

Aunque el estudio no es concluyente respecto a las razones que provocan esta creatividad artística, las expertas postulan que las emociones negativas y el rechazo social "producen una poderosa introspección y pensamiento dirigido al detalle", que tiene por fin encontrar nuevos mecanismos de solución a los problemas, lo que nos obliga a ser más creativos.

Una tesis que apoya el sicólogo Joe Forgas, de la U.niversidad de New South Wales, en Australia, quien ha estudiado por más de 10 años los procesos cognitivos que se dan en los distintos estados de humor. Según explica La Tercera, la melancolía y la tristeza "gatillan un estilo de pensamiento más atento y sistemático", lo que ayuda a mejorar las estrategias para procesar la información en situaciones difíciles. Esto se produce, explica Forgas, porque los estados de ánimo son funciones que permiten a las personas tener una señal automática del ambiente para adaptarse a él. 

Por eso cada estado de ánimo desencadena un estilo de pensamiento acorde con lo que la situación demanda. Así, dice, "si la afección es positiva, la situación es estable y familiar y el conocimiento preexistente puede ser empleado. Pero si es negativa la señal es que la situación es nueva, no familiar y que requiere atención más cuidadosa y monitoreada", explica el sicólogo. Es decir, las emociones negativas activan nuestro estado de alerta con el fin que consideremos lo que estábamos ignorando y encontramos nuevas soluciones a los problemas. Una búsqueda que finalmente nos llena de nuevas ideas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario