Cargando...

sábado, 21 de mayo de 2011

Rentabilizar la web de la empresa


Determinadas webs de empresa se pueden rentabilizar pero, sin embargo, sus gestores no ponen los medios para ello o, simplemente, no lo saben. Aunque no todas tienen capacidad de generar ingresos, determinados perfiles de páginas sí son proclives a ello, aprovechando sinergías con otros agentes del entorno de la empresa.

Por ejemplo, en el caso de la página web de un bar, se pueden encontrar ciertos intereses comunes con algunos proveedores del negocio. Pensemos en una empresa proveedora de éste: le puede interesar comunicar su mensaje a sus clientes a través de la web del bar y bien podría usar el canal online como plataforma publicitaria ¿Cómo? A mi se me ocurren varias maneras:


Integrando la publicidad del proveedor en diferentes posiciones dentro de la web del bar: se puede cobrar por anuncio colocado durante un período de tiempo, por objetivos de acción de los usuarios, por click,…
Integrando publicidad en mensajes de correo electrónico enviados a clientes del bar: igual que en el caso anterior, pero evitando caer en prácticas de spam. Por ejemplo, en mensajes en los que se avise al usuario de algún evento.
Haciendo acciones especiales como un brand day (campañas de personalización de la web durante un día): Se personaliza la página durante un día con la imagen de una campaña de un proveedor y se transmite un mensaje muy fuerte a los visitantes del sitio durante ese período de tiempo.
Integrando publicidad contextual en el sitio web: Aprovechando los elementos de diseño, se pueden colocar algunos distintivos de proveedores y cobrar por ello.
Montando una pequeña tienda online: para vender, por ejemplo, productos que se sirven en el bar y difícilmente se encuentran en otro lado.
Todo aquel negocio que quiera obtener ingresos a través de su página web necesita marcar el camino a seguir para ello, es decir, fijar una estrategia de marketing online que permita alcanzar unos objetivos de rentabilidad. No sirve cualquier página web y unos negocios son más proclives que otros, como ya comentaba al principio.

Si se va a dar el paso, es preciso contar con un sistema que permita soportar las campañas que se quieran montar (administración de banners, imágenes promocionales, estadísticas, email marketing,…). No es algo que se pueda hacer “a mano” y sin más, ya que la rentabilidad puede diluirse en forma de costes de personal.

Contar con la ayuda de profesionales especializados que entiendan la venta en el canal online, es una buena compañía para afrontar este tipo de retos. Es importante contar con una orientación del tipo de campañas que son más efectivas, las que pueden atraer más ingresos y dar mejores resultados a medio y largo plazo, en función del tipo de negocio del que se esté hablando.

Una vez que se tenga marcada la estrategia, una medida interesante es elaborar un catálogo de las diferentes acciones que pueden llevarse a cabo entre la empresa propietaria de la web y los potenciales anunciantes, de cara a que un equipo comercial pueda vendérselas a terceros. A la hora de “pelear” precios, campañas y demás con proveedores, es un elemento más que se puede introducir para negociar.

Contar con un catálogo con todo definido, ayudará al personal encargado de su venta, evitando situaciones no deseadas de fijación de precios y duración de las campañas, así como ahuyentando malentendidos entre las partes contratantes, al quedar todo estandarizado y prefijado en un documento. Esto no significa que si hubiera que hacer alguna campaña especial que se salga de lo establecido, no se pueda hacer, pero debería requerir un estudio previo.

Todo lo anterior, se puede combinar con acciones offline, es decir, con campañas que tengan presencia en el propio bar. Por ejemplo, las típicas campañas que se ven con azafatas y regalos por consumiciones, podrían tener soporte en el canal online. Aprovechando la fuerza de internet y las redes sociales, un mensaje retransmitido mediante una buena campaña, llegará más lejos que una campaña anunciada a base de carteles.

Fuente: Blog de Sage

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada