viernes, 27 de mayo de 2011

Puntos claves en la reforma de la negociación colectiva

XMCH_negociacion_colectiva.jpg (285×214)
Si se confirman las previsiones, en unas semanas conoceremos los términos en los que se enmarcará la nueva reforma de la negociación colectiva. Tras la reforma del mercado laboral y la de las pensiones, el Gobierno se ha propuesto reformar el sistema de negociación colectiva para crear un sistema bajo el que se regulen las relaciones entre empresas, trabajadores y sus representantes sindicales.

Independientemente de que la reforma pueda ser más amplia, hay tres puntos claves sobre los que gira el texto definitivo a aprobar: la ultraactividad, la flexibilidad laboral y el descuelgue de los convenios.

La ultraactividad

La ultraactividad es una norma que está en vigor que determina la prórroga indefinida de los convenios mientras no se firma un nuevo acuerdo. Cuando se cumple el periodo de validez de un convenio y hay que afrontar su renovación, se establece que se el mantenimiento de las condiciones fijadas en el anterior hasta la firma del nuevo documento.

Esto es una de las cosas que la reforma pretende limitar. Se establecería un periodo de negociación máximo (que podría ser de uno a dos años) y, una vez transcurrido este plazo sin llegar a un acuerdo, se establecería un sistema de mediación, que no sería vinculante. Si a través de esta mediación tampoco se consiguiera el acuerdo se recurriría a un arbitraje que las partes tendrán que acatar.

La flexibilidad interna

Otro factor importante que ha de tratar la reforma son los términos en los que se regulará la flexibilidad interna en las empresas. Durante los primeros momentos de la crisis, algunas grandes empresas negociaron con los sindicatos la aplicación del llamado “modelo alemán”, es decir la reorganización de los puestos y las jornadas de trabajo con el fin de adaptarse a los descensos de actividad y no tener que recurrir al despidos masivos.

El nuevo texto definiría en qué casos, bajo qué condiciones y a través de qué procedimientos se podrían aplicar estas “reorganizaciones” internas. Se trata de regular este tipo de situaciones y no dejarlas únicamente a un marco de negociación particular entre la empresa y los agentes sociales.

El descuelgue de los convenios

El último “punto caliente” de la reforma es la manera de regular las situaciones que permitirían a las empresas el descuelgue de los convenios colectivos. Este punto tendía dos tratamientos distintos, por un lado dar la posiilidad a empresas en dificultades de negociar con los representantes sindicales el apartarse de las condiciones que marca el convenio colectivo sectorial para evitar que el cumplimiento del mismo pudiera poner en peligro la viabilidad de la empresa.

La otra posibilidad sería dar la facultad a las pymes de aplicar ese descuelgue de los convenios. Habida cuenta de que en muchas ocasiones los convenios sectoriales afectan de igual manera a las grandes empresas y a las pequeñas y que éstas últimas pueden verse perjudicadas al tener dificultades para aplicar determinadas cláusulas que figurarían en esos acuerdos colectivos, la reforma podría contemplar el mecanismo para que las pymes puedan desvicularse de esos acuerdos generales y negociar un marco independiente.

En pocas semanas veremos cómo se desarrollan estos puntos en la reforma. Patronal y Sindicatos llevan semanas intentando consensuar los términos del mismo, una vez que este acuerdo se pueda alcanzar y el Gobierno apruebe su contenido, analizaremos su desarrollo.

Fuente: Blog de Sage

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada