lunes, 30 de mayo de 2011

Grandes empresas 1: Ikea


“Grandes empresas” pretende ser un análisis exhaustivo de cada una de las multinacionales: ¿Cómo surgieron? ¿Qué pretenden? ¿Cómo son sus creadores? En mis próximos escritos, haré un acercamiento desde dos perspectivas: creador y empresa, siendo imprescindibles para comprender el éxito y las dinámicas que subyacen a cada una de estas organizaciones.

Mónica Martínez

Para comenzar, he decidido presentar IKEA gracias a una charla que ofreció su directora en Recursos Humanos a la que asistí hace un par de semanas, en la que se trató la metodología de trabajo de la organización y los valores que persiguen.
IKEA es posiblemente una de las empresas que más me llaman la atención, y de las pocas que ha logrado establecer innovación y creatividad implantando una forma de mercado que ha sabido adaptarse con gran éxito en numerosos países, lo que no es nada fácil.
Durante toda su exposición hizo gran hincapié  en la importancia de valores, y la necesaria adaptación del empleado a su “cultura organizativa”. La importancia de los valores era un factor clave en los procesos de selección, priorizando aquellos que demostraran constancia, creatividad, entusiasmo.
Los empleados de IKEA, a diferencia de otras empresas, visten igual sea cual sea su rango dentro de la empresa, posibilitando la igualdad de trato y la desaparición de diferencias que pudiera suponer problemas entre compañeros. No existen los despachos y se consideran las opiniones de los empleados de diferentes departamentos, facilitando la comunicación.
Son aspectos muy a tener en cuenta si deseamos montar nuestro propio negocio, no basta con ofrecer algo distinto al resto o tener buenas expectativas de mercado, sino que también es imprescindible tener una plantilla contenta y unida, porque de ésa forma se logrará el establecimiento definitivo de nuestros clientes, y por consiguiente del “efecto llamada” de otros clientes potenciales (el famoso “boca a boca” es una parte vital para el éxito de un negocio).
Los puntos fuertes de esta empresa podrían definirse en:

  • Apostar por la continua innovación y renovación de sus productos, caracterizándose por la sencillez y la funcionalidad.
  • Precios bajos, accesibles para todos.
  • Creer en el valor de los empleados, considerando sus opiniones y dándoles y papel activo en todos los niveles de la organización, empezando por el mismo uniforme.
  • Servir al público en general, procurando tener cabida para todos: los innovadores, los clásicos, niños, ecológicos…
  • Generar un sistema que potencie la compra a través de sus laberínticos pasillos y de sus pequeños productos a precios asequibles… ¡Siempre acabas comprando algo que nunca pensabas comprar!
  • Apertura: Servicio de cafetería, acción social, pequeño supermercado...
  • Posibilidad de experimentar: el cliente toca, siente, juega con el producto, convirtiéndose en un elemento activo en el proceso, abandonando el criterio de “mirar pero no tocar”.
  • Expansión sin perder su marca, su encanto… ¡Todo suena a Sueco!

Sin duda, estas son algunas de las herramientas que nos pueden guiar para adaptar nuestra empresa a las necesidades de hoy, y quizás sea ésa la clave de esta empresa: la adaptación y la reactualización del servicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada