sábado, 7 de mayo de 2011

El difícil camino de la “Flexiseguridad Laboral”

flexiseguridad1.jpg (300×319)
La Flexiseguridad Laboral (flexicurity) es un concepto bajo el cual se busca equilibrar la flexibilidad y la seguridad del mercado laboral de los países europeos. En nuestro país existe una gran segmentación entre contratos fijos y temporales pero también una rigidez estructural que será complicada de revertir.

La necesaria colaboración ente agentes sociales y gobierno deberían encaminarse a facilitar las políticas que favorezcan la movilidad interna y externa en las empresas, la formación continua de los empleados, la conciliación familiar, las condiciones laborales, las transiciones rápidas entre empleos y a repartir de forma equilibrada gastos públicos y privados para mejorar la cohesión del desempeño profesional en la vida de los trabajadores.

Aunque el movimiento de la “flexicurity” se originó en Dinamarca en los años 80, se ha aplicado a diversos modelos europeos y ha ido adaptando su denominación al país en el que se aplica un modelo particular para lograr dichos fines. Resulta un proceso en continuo desarrollo que parece aún lejos de nuestras fronteras.

La situación de crisis y el alarmante estado del empleo en nuestro país han complicado que podamos centrarnos en este paradigma europeo pues el gasto se ha estructurado con el fin de minimizar el aumento del desempleo pero no a crear las condiciones de seguridad y flexibilidad que demanda Europa.

“Se trata de dotar a las personas de las capacidades y el apoyo de instituciones públicas y privadas de intermediación laboral gratuitas para el trabajador, que les permitan acceder, progresar y permanecer en el mercado de trabajo.” Informe “Flexiseguridad laboral en España” de 2009 realizado por la AGETT
Poseemos una mala rotación interna y externa de la fuerza laboral y por tanto un mercado rígido que además está segmentado y carece de las políticas adecuadas de conciliación pero sin dudas será el siguiente reto de nuestra economía. Para entonces es probable que el resto de países de nuestro entorno se encuentre en el proceso de adaptar la flexiseguridad a sus mercados.

Las empresas necesitan poder realizar ajustes según su realidad económica pero para ellos los trabajadores también necesitan que el mercado sea lo suficientemente flexible como para facilitar el movimiento rápido entre empleos y la formación continua que les permita resultar competitivos.

La situación política española, con una posible rotación en el gobierno tras las próximas elecciones, podría acercar el debate a nuestro país pues ha resultado un planteamiento no adaptado a la filosofía de la izquierda por tratarse de un modelo costoso que posiblemente supondría el aumento de la presión fiscal sobre las familias.

Se puede decir que actualmente ya existe la “flexiseguridad” en nuestro país aunque falta la política de apoyo que termine por fortalecer su mejoría y adecuarlo a las directrices del plan “Europa 2020″. Las empresas de trabajo temporal y las agencias de empleo podrían cobrar especial relevancia como intermediarios para favorecer la rápida movilidad del trabajador nacional.

El abaratamiento del despido es una de las medidas tomadas que son necesarias para implantar este modelo pero por sí sola solo actúa como regulador de empleo sin mejorar la seguridad y la flexibilidad del mercado laboral. Tendremos que reducir los tiempos de búsqueda de empleo, la formación de los empleados, la tasa de empleo de menores de 25 y mayores de 50, acabar con el desempleo de larga duración, la relación entre empleos fijos y temporales…

Las empresas y los trabajadores seguimos esperando estas medidas aunque la situación de crisis nos lleva a concentrarnos en el drama del empleo. Como se suele decir, tenemos que evitar que nuestras lágrimas nos impidan ver las estrellas.

Hay retos más allá de la reducción del empleo y es que nuestra economía sea más fuerte y resistente a las situaciones como las que nos han arrastrado a esto.

Fuente: Blog de Sage

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada