jueves, 21 de abril de 2011

Qué hacer cuando una idea de negocios fracasa

Idea-Fracasa.jpg (255×302)
En los negocios, como en la vida, enfrentamos los fracasos de manera diferente. Puede que los ignoremos para no sentirnos mal con nosotros mismos. No nos gusta aceptar que cometimos un error. Otras veces, culpamos a otros. Yo pienso que esa es la peor manera.


Por Enrique Núñez Montenegro

En los negocios el fracaso debe verse como una oportunidad para aprender.

Cuando tienes una idea en tu mente, como empresario, la piensas, la analizas, le das vueltas. Luego la conviertes en un proyecto y finalmente es una decisión. Se puede tratar de la compra de una maquinaria más moderna, un nuevo producto, algún cambio radical en la organización de la empresa, nuevos mercados que ahora quieres atacar, o quizás un cambio importante en el giro de negocio.

Toda decisión tiene un riesgo.

Te diré al final de la nota, lo que debes hacer cuando enfrentas un fracaso.

Por supuesto, que hay fracasos de todo tamaño. Algunos solo te van a producir un leve dolor de cabeza, otro un problema estomacal de varios días, pero otros te pueden llevar a mesa de operaciones.

Es decir, en los negocios algunos errores quizás te hagan perder un poco de tiempo, una distracción, la pérdida de algunos miles de dólares. Pero hay errores que te pueden colocar al borde de la quiebra.

En mi experiencia como consultor, lamentablemente me ha tocado estar atendiendo la mesa de operaciones. Las empresas que traen mis clientes (por no decir pacientes) ya no tienen dolor de estómago, tienen una crisis financiera muy severa.

Un fracaso inesperado es una señal. Mira estas posibilidades:

• Te dice si estás tomando decisiones impetuosamente, si estás dejando de considerar algunas facetas que son relevantes.

• Te dice que algo puede estar cambiando en el mercado o en la competencia.

• Te dice que quizás se estén dando cambios en las percepciones, necesidades, expectativas y valores de los clientes.

Considera el fracaso con una oportunidad para innovar. Debes tomar el fracaso en serio.

No solo debes analizar lo que sucedió, sino también debes investigar profundamente dentro de la empresa y fuera de ella para descubrir lo que puede estar cambiando.

Cierto que el fracaso puede deberse a un error; pero también se puede deber a cambios en el mercado, que debes tomar muy en serio.

¿Sabes qué?

Puede que fracases aún cuando haz planeado cuidadosamente, aún cuando has diseñado tu proyecto con todo cuidado, aún cuando has contado con la asesoría y los criterios suficientes para tomar una decisión y aún así, fracasa tu proyecto.

Si esto sucede debes duplicar tus esfuerzos para analizar tu fracaso. Algo fuerte está sucediendo.

Ahora te sugiero que hagas lo siguiente:

Identifica algún fracaso reciente, quizás el que consideres de más impacto, ojalá alguno que haya pasado de lejos. Este ejercicio lo puedes utilizar para un fracaso tuyo o un fracaso de otra empresa, excelente si esa es competencia de la tuya. Busca las razones que expliquen ese fracaso.

Haz este ejercicio con tu equipo de trabajo, involúcralos.

Ahora trata de aplicar esas lecciones en tu negocio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada