sábado, 23 de abril de 2011

La personalidad psicópata de la empresa


- “Las corporaciones son creaciones artificiales, podríamos decir que son monstruos que intentan conseguir el máximo beneficio posible a expensas de cualquiera”.
- “Es un gigante con varias cabezas. Una cabeza puede decir algo que suena muy bien y la otra puede estar haciendo algo que está abiertamente en contradicción con el espíritu de lo que estaba diciendo la otra cabeza”.


Por Nacho Muñoz

La corporación es como una colmena: es jerárquica, hay una reina o consejeros delegados, pero todos los zánganos sirven a los intereses de un organismo colectivo”.

“Es un grupo de individuos que trabajan juntos para conseguir una variedad de objetivos, el principal de los cuales es obtener unas ganancias grandes, crecientes, sostenibles y legales… para las personas propietarias del negocio“.

“Las personas jurídicas no son como las personas: no tienen un alma que salvar, ni un cuerpo a quien encarcelar”.

“Las corporaciones recibieron el derecho de una persona importante. Eran personas sin conciencia moral: quiero decir que se espera que una persona se preocupe por los demás, pero estas personas son especiales porque, por ley, se les permite preocuparse unicamente por sus accionistas y no por el resto de la sociedad, ni siquiera de su comunidad o sus trabajadores”.

Se trata de frases sacadas del documental Corporaciones, ¿instituciones o psicópatas? y que he estado viendo gracias a Paco, que me mandó los enlaces después de charlar tranquilamente sobre los temas de los que trata el mismo, pero sin siquiera mencionarlo. Está dividido en tres partes (primera, segunda y tercera parte).

El documental establece un paralelismo entre la conducta de la empresa moderna con ánimo de lucro y el comportamiento de un psicópata clínicamente diagnosticado. Las prácticas corporativas examinadas encajan con los síntomas que el DSM-IV considera definitorios de la psicopatía:

Despiadada desconsideración por los sentimientos de los otros.
Incapacidad para mantener relaciones prolongadas.
Despreocupación imprudente por la seguridad de otros.
Falsedad: mentir y engañar repetidamente a otros para lucrarse.
Incapacidad de sentir culpa.
Incapacidad de acatar las normas sociales y los límites legales de conducta.

A mayor grandeza de la empresa, a mayor crecimiento, a mayor ambición territorial y económica… más probabilidad de comportarse de una de estas maneras, de un modo psicópata. Merece la pena tomarse un tiempo para ver el documental. Sobre todo para el que tenga una empresa de reciente creación, o el que quiera crearla: ¿no querrás tener un hijo psicópata, verdad?

No sé, igual este nuevo modo emergente de concebir la empresa (llámalo abierta, dos.cero o como sea) del que hablan y hablo a menudo por este blog sea el germen de una persona jurídica algo más coherente y de patrones más saludables.

¿Crees que las corporaciones son así? ¿Crees que es posible una gran empresa en la que no haya al menos 4 de los 6 puntos anteriores?

No hay comentarios:

Publicar un comentario