lunes, 18 de abril de 2011

Desconectar

el-11-de-los-espanoles-no-logra-desconectar-en-sus-vacaciones1.jpg (425×319)
Cuando hablamos de “ser productivo” casi siempre nos referimos a serlo en el ámbito profesional, dejando al libre albedrío el resto de facetas de nuestra vida: familia, amigos, formación, ocio, etc.

En realidad “ser productivo” conlleva serlo en todos los ámbitos, serlo en esencia, como algo inherente a nosotros.

Por Montse Vila

Si consiguiéramos este estado “puro” de productividad, no importaría si estuviéramos trabajando, en familia, con amigos o de vacaciones. En todos los casos optimizaríamos al máximo nuestros recursos disponibles, para obtener el mejor resultado en nuestros proyectos.

Lo malo es que, rara vez, estamos plenamente concentrados y vivimos con plena intensidad la tarea que estamos realizando. Las emociones, preocupaciones e interrupciones interfieren en nuestra actividad. Realizamos una tarea, pero no hemos podido desconectar de otra, hay algo pendiente, algo que nos disgusta, que anhelamos o que nos preocupa y entonces no ponemos los cinco sentidos en lo que estamos haciendo.

Sólo cuando experimentamos “flujo” en la tarea que hacemos, se logra un enfoque total de la atención en el presente.

Un ejemplo de “experiencia de flujo” sería la que vive un alpinista cuando está escalando: se olvida y no es consciente de otras situaciones problemáticas de su vida y su único mundo es la pared por la que asciende.

Aprender a desconectar de este “ruido” interno o externo que se interfiere en nuestra concentración, es el camino para maximizar nuestra productividad.

Algunas recomendaciones:

-Mantener el equilibrio en la dedicación de tiempo al trabajo, a la familia, formación, ocio, etc.…
-Filtrar y evitar interrupciones.
-Intercalar intervalos de descanso.
-Apagar el móvil y pasarse a 1.0 cuando una tarea requiera toda la atención.
-Hacer deporte o caminar de forma sistemática.
-Practicar técnicas de respiración y/o de relajación para paliar el estrés.
-Utilizar algún método de productividad para tener unas pautas a seguir.
-Distinguir lo “urgente” de lo “importante”.

Y sobre todo “disfrutar”, intentar como el alpinista fluir y “disfrutar” de la pared que estés escalando en cada momento. Es la mejor forma de “desconectar” del resto. 

Fuente: Buenhabit

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada