Cargando...

sábado, 16 de abril de 2011

Cómo alinear los requerimientos de las empresas y las necesidades de los trabajadores

El éxito de una empresa proviene fundamentalmente de las personas que la conforman, de su talento, de su trabajo, de su gestión, de su motivación y de su compromiso con ella. Por eso es necesario alinear los requerimientos de las empresas y las necesidades de los trabajadores para superar la desintegración entre la Universidad y el mundo laboral en los instantes iniciales de su carrera profesional y posteriormente según avanza ésta.

En el mundo académico cada vez es más necesario evolucionar desde una simple transmisión de conocimiento hacia una formación dinámica en la gestión de equipos, la promoción del talento y la orientación a resultados para que el trabajador sea competitivo y responder a lo que las empresas necesitan. Conforme gana el trabajador en experiencia también es necesario impulsar sus tareas con nuevas misiones, retos y motivaciones para que no suceda lo que leía el otro día en Internet de que “cuando tenía 20 años me pedían experiencia y ahora que tengo experiencia me piden 20 años”.

Qué ofrecen las empresas a los trabajadores

Las empresas resuelven la gestión de su negocio potenciando capacidades clave de los trabajadores como el trabajo en equipo y facilitando la promoción continua de las personas que los conforman. La misión de la empresa también exige colaboradores flexibles, con perfiles todoterreno, especialmente en el inicio de su carrera laboral, que sepan movilizar y hacer equipos.

La orientación a resultados es un recurso muy valorado y fundamental para incrementar la competitividad de la empresa. La empresa se mueve en un ecosistema que se desarrolla con ella, por eso los candidatos deben tener una gran capacidad de comunicación e influencia en el resto del equipo. La organización del trabajo es otra habilidad reconocida porque se traduce en ahorros de tiempo y en gestión eficiente. La cuenta de resultados presiona a todos los empleados por lo que todos deben aprovechar al máximo sus recursos y gestionar según criterios de rentabilidad.

Para las empresas actuales el cliente es el que genera sus ingresos por lo que todos los empleados deben trabajar con una dedicación para conseguir su satisfacción generando empatía con ellos y contribuyendo a su vinculación. Otra capacidad imprescindible es ofrecer servicios excelentes y de calidad al cliente que le generen satisfacción mientras se relacionen con la empresa. El talento para analizar con perspectiva y no centrarse en el retorno rápido sino en el incremento de beneficios mediante prescriptores, identificados por los clientes, es una cualidad muy apreciada en el momento actual.

La empresa también fomenta el emprendimiento de sus trabajadores movilizando la iniciativa y promoviendo la apertura de nuevos negocios o mercados. Otra característica reconocida es la iniciativa, ningún jefe quiere resolver tus problemas, quiere que se le ofrezcan soluciones a los suyos.
Qué ofrecen los trabajadores a las empresas

La necesidad de vivir en un entorno cambiante, que exige reciclaje, que posiciona a la persona como objetivo de múltiples noticias y opiniones les demanda conocer, aunque sea de forma básica muchas más cuestiones que las puramente técnicas, académicas o específicas de su puesto de trabajo. El otro día escribía un conocido empresario en su blog sobre algunas preguntas que él formula en sus entrevistas de trabajo, entre ellas indicaba por qué vuelan los aviones, qué hay dentro de un ordenador, qué pasa cuando giras la llave de contacto en el interior del motor de un coche, qué diferencias existen entre los virus y las bacterias, y una pregunta genial que nos ayuda a conocer la dimensión de nuestro negocio, aproximadamente cuánto valen las empresas que más valen del mundo.

Según el autor, no ser capaz de responder a estas sencillas preguntas, que seguro que muchos niños de primaria son capaces de responder, implican que hay que reformar el sistema educativo, que hay que hacer que todas las personas estudien cuestiones relacionadas con la informática, que conozcan conceptos básicos sobre cómo funciona Internet y que tengan visión global para no quedar reducidos a un escenario limitado.
Conclusiones

Las empresas, y de acuerdo a su tamaño, potencian más unas características que otras, ofrecen a los trabajadores desarrollo profesional rápido, responsabilidad, flexibilidad, movilidad, seguridad, internacionalización y gestión por resultados.

En el momento actual es necesario lanzar un mensaje de ilusión, para que se perciba el trabajo como algo que tiene valor por si mismo y que genera riqueza, éxito y más motivación asegurando la continuidad y la regeneración del proceso. Existe una diferencia clara entre las multinacionales que disponen de medios para incentivar y generar ilusión y las pequeñas empresas familiares. Entre los activos de las primeras están la generación de carreras profesionales, el reciclaje, la obtención de nuevas responsabilidades, el intercambio de conocimientos dinamizando eventos y foros de debate, etc.

Sin embargo en las pequeñas empresas, siendo muchas de ellas familiares, se invierte mucho menos en potenciar la formación y la carrera profesional corriendo el riesgo de limitar la carrera de todos aquellos que no pertenecen a la familia y generando consecuencias nefastas en el futuro.

Fuente: 
El Blog de Sage

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada