domingo, 6 de marzo de 2011

¿Quiere atraer talento a su empresa? Tener planes de conciliación es clave

¿Qué factores son los que convierten a una empresa en un lugar atractivo para trabajar? Ésta es la pregunta a la que el año pasado Randstad quiso dar respuesta a través del barómetro Employer Branding, una encuesta realizada entre 7.000 empleados con el objetivo de desgranar cuáles son los aspectos más importantes a la hora de decidir trabajar para una compañía concreta. Evidentemente, el peso de la crisis económica se dejó sentir en la muestra, y la seguridad laboral a largo plazo fue el factor más decisivo.
Este año Randstad ha vuelto a pulsar los factores más valorados para elegir una empresa donde trabajar, con la segunda edición del mismo barómetro publicado por la compañía.
Los resultados muestran que, en términos generales, los españoles siguen eligiendo la estabilidad en el puesto de trabajo a largo plazo como el aspecto más valorado. Sin embargo, su peso en la decisión ya no es tan acusado. Así, en 2010 el 32 % de los encuestados consideraban este factor como el más importante. Sin embargo, un año después quienes piensan lo mismo han caído hasta el 19 %. La conclusión es que los encuestados están este año menos preocupados por su seguridad laboral, un dato que también se refleja en el hecho de que sólo un 4 % tengan en cuenta si la empresa que les quiere contratar está saneada a nivel financiero (en 2010 era un 12 %).
Familia y extranjero
¿Y qué es lo que más nos motiva en 2011 para fichar por una empresa concreta? Términos económicos al margen, se incrementa el interés de los trabajadores por conceptos como la conciliación entre la vida laboral y la familiar o la posibilidad de que esa empresa pueda dar oportunidades profesionales en el extranjero. Esta última valoración es mayor entre los encuestados más jóvenes. Los de mayor edad, en cambio, valoran mejor a las empresas que ofrecen un tipo de trabajo interesante y una buena calidad de sus productos y servicios. La importancia de las perspectivas de futuro, de las oportunidades de desarrollar una carrera internacional y de la formación son factores que disminuyen con la edad.
Los encuestados con educación superior y concretamente con titulación universitaria están más atraídos por las empresas innovadoras que ofrecen puestos de trabajo interesantes y oportunidades de carrera internacional. Por otro lado, quienes tienen un nivel educativo inferior son quienes mayor importancia le dan a la seguridad y estabilidad del puesto de trabajo ofertado. Esto es, que a mayor nivel formativo menor preocupación por cuánto va a durar el empleo.
En el estudio también se observan importantes diferencias entre las prioridades que valoran los encuestados en función de su género. Los hombres le dan menos valor a la posibilidad de que la empresa les permita conciliar la jornada laboral con su vida personal. Este factor no figura entre los cinco más importantes para ellos. Sin embargo, es el primero en el que piensan ellas, para las que trabajar en un ambiente agradable y no tener que desplazarse muchos kilómetros para acudir a la empresa son motivos que influyen en su decisión a la hora de aceptar trabajar para una compañía.
Oportunidades en el exterior
Los hombres, en cambio, siguen inclinándose por una imagen fuerte de la empresa y, últimamente, por las oportunidades laborales que les pueda ofrecer en el extranjero.
 Fuente: El Economista

No hay comentarios:

Publicar un comentario