lunes, 7 de marzo de 2011

Gestos a evitar en una entrevista de trabajo

La primera impresión es la más importante, incluso puede ser definitiva. De hecho, en el mundo de los negocios hay una regla conocida como 4x20 que dice que el 80% de la labor de persuasión en una entrevista se hace en los 20 primeros segundos, las primeras 20 palabras, los primeros 20 pasos y las primeras 20 expresiones de la cara. Los esfuerzos posteriores sirven de poco. Por eso, para dejar huella, hay que prestar atención a los pequeños detalles.

Por:

[Te puede interesar: Desempleados pero felices]

El primer contacto, y el último, que mantendrá con su interlocutor será el apretón de manos. Ese será uno de los grandes momentos de la entrevista, que además se sitúa entre los 20 primeros segundos del encuentro. Que nuestra mano esté sudorosa es tan poco acertado como dar un apretón demasiado fuerte. También hay que evitar que sea todo lo contrario, muy flojo, ya que si bien lo primero es síntoma de estrés lo segundo es una clara muestra de falta de autoconfianza.

Cuidado con los tics

Para tener una entrevista exitosa hay que demostrar autocontrol y evitar que gestos que realizamos de manera inconsciente nos jueguen una mala pasada. Los tics y malos hábitos hay que dejarlos en el ascensor. Por eso ensayar el encuentro grabándose en vídeo le puede ayudar ver más claramente en que puede mejorar.

Una postura muy habitual, que se ve frecuentemente en los políticos, es ponerse el dedo en la boca. Según el experto francés Joseph Messinger, autor del libro Los gestos de la seducción, "es una orden que el subconsciente está mandando para decirte que debes mantener la boca cerrada". En una entrevista de trabajo, nuestro interlocutor puede llegar a pensar que tenemos algo que ocultar y, adiós a nuestras opciones, pasará al siguiente curriculum vitae.

Muestra confianza, aplica la regla

En general, hay que procurar no tocarse la cara. Puede resultar un detalle grosero, además de interpretarse como una falta de confianza en uno mismo. Si no sabe qué hacer con las manos, siempre puede coger un cuaderno de notas y apuntar lo que el entrevistador te vaya contado acerca del puesto de trabajo. Así no sólo evitará caer en los gestos prohibidos, sino que conseguirá convencerle de su interés. Pero en ningún caso las escondas en un cruce de brazos, es una clara postura defensiva o transmite desacuerdo a la persona que tienes delante.

Si después de aplicar la regla 4x20 y evitar los gestos desaconsejados aún no se ha ganado a su entrevistador, pruebe con mirarle a los ojos. Cruzar la mirada le dará una sensación de confianza, aunque evite que se prolongue demasiado y se convierta en algo incómodo. Pero sobre todo recuerde: no hay una segunda oportunidad para dar una buena primera impresión.

Fuente: Yahoo Finanzas

No hay comentarios:

Publicar un comentario