sábado, 19 de febrero de 2011

Monopoly, 75 años

Este juego de compra y venta de propiedades inmobiliarias surgió en la resaca del crac del 29 cuando la economía norteamericana empezaba a despertarse

Por: Josep Playà

El último anuncio de Coca-Cola, que como es habitual pretende contagiar la alegría de la vida, dice que “en el mundo se imprime más dinero de Monopoly que dólares”. Puede ser, porque el dinero corre con facilidad en un juego que ha llegado a los hogares de medio mundo y que ahora cumple 75 años.

Este juego de compra y venta de propiedades inmobiliarias surgió en la resaca del crac del 29 cuando la economía norteamericana empezaba a despertarse. La idea circulaba ya con variantes, desde principios del siglo XX en Atlantic City, y era muy popular entre la comunidad cuáquera, pero no fue hasta 1935 cuando un vendedor de calefactores desempleado, llamado Charles Darrow, decidió patentarlo. El juego se extendió rápidamente y hoy se han vendido más de 275 millones de juegos, está disponible en 111 países y en 43 idiomas, según la empresa que lo explota, la compañía Hasbro, líder en juegos de entretenimiento que cuenta también con el Trivial Pursuit, Action Man y Furby. Hasbro había absorbido en 1991 a Parker Brothers, la empresa que se quedó con la patente original y lo promovió por todo el mundo.

Llegada a España. El malagueño Francisco Leyva copió el diseño del Monopoly y ya antes de la Guerra Civil lanzó en España una versión llamada El Palé (iniciales de su nombre y apellido), con las calles de Madrid. No fue hasta finales de los años 50 cuando fue denunciado por la empresa norteamericana y entonces se llegó a un pacto. El auténtico Monopoly llegó de la mano de la empresa Borràs, con juegos primero para Madrid y más tarde para Barcelona, inicialmente sólo en castellano y más tarde en una versión bilingüe. Josep Maria Joan, director del Museu del Joguet de Figueres, recuerda: “El Palé era el único juego que conocíamos de pequeños y era tan popular que se le siguió llamando así incluso cuando ya salía como Monopoly”. Bastantes años después llegaron las versiones para Sevilla, Zaragoza, Valencia, Málaga, Bilbao, Valladolid, Vigo, Palma de Mallorca, Murcia y Jaén.

Versión comunista. En Cuba existe un juego similar llamado Deuda Eterna en el que, en vez de negociantes, los participantes juegan el papel de gobiernos, y el objetivo es derrotar al Fondo Monetario Internacional (que cumple la función que tiene la banca en el Monopoly). Deuda eterna ha sido posteriormente adaptado y comercializado en Argentina. Pero en este país ya existía una versión muy anterior y muy popular, en la línea del juego americano, conocida con el nombre de Estanciero.

Barcelona gana a Madrid. En el año 2008, Parker Brothers convocó una votación popular por internet para escoger a las 22 ciudades que debían aparecer en la primera versión global de Monopoly. Durante un mes se abrió una dura competencia entre las 68 ciudades nominadas. Por orden de votos, las diez primeras fueron Montreal, Riga, Ciudad del Cabo, Belgrado, París, Jerusalén, Hong Kong, Pekín, Londres y Nova York. Barcelona ocupó el puesto 19 y Madrid quedó fuera pese a la campaña de última hora desde algunas webs que veían en la ventaja de su competidora la mano de algún grupo independentista que instigaba al voto. Los 5,6 millones de votantes también dejaron fuera a las capitales latinoamericanas y en cambio Canadá (Montreal, Vancouver y Toronto) y China (Pekín, Shanghai y Hong Kong) cuentan con tres.
Votación en España. En el 2009, tras otra votación entre los seguidores del Monopoly, 22 ciudades españolas fueron elegidas para la nueva edición de Monopoly España. Más de 35.000 votos han escogido a Cádiz, Jerez, Jaén, Badalona, Elx, Palencia, Badajoz, Pamplona, Leganés, Sabadell, León, l'Hospitalet de Llobregat, Móstoles, Cartagena, Terrassa, Albacete, Cáceres, Vigo, Barcelona y Santander. Cebolla (Toledo) y Parla son las localidades elegidas como comodín (Madrid volvió a quedar fuera sorprendentemente).

Aniversario. Desde hace unos meses Monopoly celebra los 75 años con concursos y nuevas versiones también en videojuegos como las consolas de Nintendo y Microsoft y para móvil, Google, iPad. iPhone. Pero la gran novedad es la nueva edición, que incluye un tablero redondo, banca electrónica, música y efectos de sonido. El tablero mostrará las calles y ubicaciones más emblemáticas con valores de la propiedad actualizados. Cada jugador inicia la partida con 2 millones de dólares, en lugar de los actuales 1.500.

El más caro. El Museo Nacional del Juego, situado en Rochester, Nueva York, ha adquirido recientemente una versión hecha a mano por Charles Darrow en 1933, vendido por 146.500 dólares en Sotheby's procedente de la colección de juguetes Forbes. Pero la versión más cara fue producida por un joyero de San Francisco y valorado en 2 millones de dólares. El juego presenta un tablero en oro de 23 quilates y un dado decorado con diamantes.

Fuente: La Vanguardia / Ocio

1 comentario:

  1. Por fin el Monopoly en Facebook http://bit.ly/eNhGAS ¡ya era hora!

    ResponderEliminar