domingo, 20 de febrero de 2011

La trampa de la actividad


Usted sabe que es importante conseguir gestionar el tiempo y decide tomar cartas en el asunto, pero solo cuando tenga tiempo.

El problema de la inmensa mayoría de las personas es que no sabe planificar su tiempo, la causa que no tienen un rumbo definido.

Marca tus Metas y define tus  objetivos semanales, ordenalos según tus prioridades de relevancia y tiempo de realización y visualiza los beneficios de haberlos conseguido.

Una vez definido tus objetivos toda actividad o tarea  que realices debe estar enfocada en el cumplimiento de los objetivos (Trata los objetivos como mini proyectos)

Particularmente clasifico las actividades o tareas en tres niveles de prioridad:

1.- las actividades o tareas imprescindibles (no debes acostarte sin ejecutarlas)

2.- las actividades o tareas importantes (Las que te acercan a tus objetivos)

3.- Las actividades o tareas urgentes (las urgencias son generadas por dos factores postergaciones o por marrones, estas actividades o tareas son los llamados imprevistos y saber gestioanrlos es imprescindible)
"No hay viento favorable para el que no sabe donde va". Lucio Anneo Séneca
El problema es que si permite que las cosas sigan su curso puede caer en la trampa de LA ACTIVIDAD.
Esto significa que sus actividades (La forma de emplear el tiempo día tras día) pueden estarse interponiendo en el camino de llegar a donde quiere llegar realmente. 
Si Usted está perdido en la trampa de la actividad, quizá pertenezca a uno de estos tipos de personas:

El que apaga fuegos 

Usted se dedica a apagar fuegos y no tiene un minuto que perder y siempre esta en estado de pánico tratando los asuntos que son prioridad total, urgentes, o vitales. El problema con la gestión de la crisis es que normalmente es que es muy estresante para todo el mundo implicado y provoca que las personas reduzcan el tiempo y el coste que dedican o que cometan errores.

El Blando

Usted es blando y nunca se puede negar. Siempre está a entera disposición de los demás, aunque sepa que ya se encuentra bajo presión. Por desgracia encargarse de los problemas de otras personas significa que tiene poco tiempo para dedicar a sus propias prioridades. Además, priva a los demás de la oportunidad de afrontar responsabilidades o de tomar sus propias decisiones.

El Burro

Usted es como un burro en una rueda de molino si está atrapado en una rutina aburrida en la que hace lo mismo día tras día, o semana tras semana. Su vida puede que sea más fácil, pero sus actividades son poco estimulantes. Es posible que se sienta frustrado porque está estancado en una rutina y nunca va a ningún sitio.

El que todo lo prueba

Usted es una de las personas que lo prueba todo y pasa de una actividad a la siguiente, siempre busca la satisfacción pero no la encuentra en realidad. En este caso el problema estriba en que jamás concentra sus esfuerzos en dominar un área única de su vida.

El tornado

¿Va por la vida a 150 Km. por hora, llenando cada día por completo, sin detenerse para tomarse un respiro? En su caso la dificultad es que probablemente se estresa a usted mismo y a los que le rodean, incluso aunque no se de cuenta. Quizá tema detenerse un segundo porque si lo hace, tendrá que considerar donde le lleva al final. 

Como evitar la trampa de la actividad 

La única forma de librarse d la trampa de la actividad es concentrarse en lo que desea lograr realmente, identificar las prioridades y solo entonces decidir como utilizar su tiempo lo mejor posible.

Fuente: 7farOs

No hay comentarios:

Publicar un comentario