viernes, 11 de febrero de 2011

Cuando la renovación es un cambio de piel



"Todo cambio debe ser liderado y no gestionado" John Kotter

Así como los animales cambian la piel, cuando la piel se ha envejecido, la naturaleza inicia un proceso de renovación; de este contexto podemos trasladarlo a las organizaciones, los equipos y a nosotros mismos.

Tal como la naturaleza cambia la piel de los animales en el momento adecuado, así debe suceder con cualquier tipo de renovación o cambio. 

El Líder debe dar con el tiempo justo para realizarlo, y mediante un convencimiento de que el cambio es necesario, encontrar la serenidad, entrega y claridad precisa para conducir la situación.

Una renovación llevada a cabo de está manera logrará el éxito y no se verá empañada por preocupaciones ni arrepentimiento

Los tiempos cambian, las cosas cambian y es por eso que se hace necesaria la renovación, para evitar el envejecimiento o la petrificación de los procesos, procedimientos o relaciones.

El líder debe saber planificar, ordenar y organizar los recursos y los tiempos.

La renovación requiere un acopio de fuerzas para ser realizado, la prudencia y la reserva en la fase inicial es conveniente.

Debe ser preparada, generalmente implica profundos cambios, debiendo disponernos hacia lo nuevo y lo desconocido. Un nuevo orden que se ha de instaurar

Una renovación es una revolución, no debe emprenderse sin haberse reflexionado profundamente para evitar actuaciones desmedidas y por otro lado una vez emprendida, no se ha de caer en vacilaciones y dudas.

Es importante discutir, reflexionar y evaluar convenientemente todas las acciones a seguir, no una si no varias veces pues de está manera se hallará la confianza interior y el convencimiento para llevarlo a cabo.

Una renovación o cambio requiere de autoridad y fuerza es por esto que no se debe emprender si no está basada en una verdadera necesidad, es decir si los hechos mismos no la imponen. En ocasiones los líderes, las personas, empresas y organizaciones se evocan a cambios que no necesitan, por moda o forzados por el ambiente, en este caso un cambio que no necesita la organización está condenada al fracaso.

Cuando emprendemos una revolución para instaurar nuevas formas, se debe estar poseído de mucha energía y autoridad, tener muy clara las directrices, es decir planes decididos. Cuando estos requisitos se cumplen debemos estar seguros de encontrar en el equipo la confianza necesaria para emprender la acción.

Cuando se ha dado la renovación, los grandes cambios entran en acción. Se precisa atención hacia los detalles y pormenores que se deben realizar con sutileza, pues hay cosas que sólo han cambiado en apariencia, entonces es cuestión de no excederse, pues se ocasionarían temores, molestias y resistencias innecesarias 

Se debe lograr la tranquilidad y mantenerse correctamente en las buenas intenciones que impulsaron el cambio.

¿Por qué las estrategias de cambio dentro del mundo empresarial tienen un índice tan elevado de fracasos?

porque las aplicamos a destiempo, mucho antes o mucho después, cuando la persona, equipo, empresa u organización no están preparadas, se fuerzan, no se consensúan y se aplican sin tener en cuenta que antes debemos transformar nuestra forma de pensar y es determinante que sea coordinada por un liderazgo eficaz.

Según John Kotter la renovación y el cambio se puede dar en todos los ámbitos, y lo primordial es evitar la inercia empresarial , superar todos los obstáculos e integrar las innovaciones en la estructura de nuestra organización

"Todo cambio debe ser liderado y no gestionado"

Las renovaciones o cambios fracasan por estos 8 errores:

1.- Permitir un exceso de complacencia
2.- No crear una coalición rectora suficientemente fuerte
3.- Infravalorar el poder de la visión
4.- dedicar solamente un esfuerzo del 10% a comunicar la visión
5.- Permitir que los obstáculos bloqueen la nueva visión
6.- No exagerar los éxitos a corto plazo
7.- Cantar victoria demasiado pronto
8.- No anclar firmemente los cambios en la cultura empresarial

El proceso de 8 pasos para generar una renovación o cambio importante:

1.- Imprimir carácter de urgencia
2.- Crear una coalición rectora
3.- Desarrollar una visión a la estrategia
4.- Comunicar la visión del cambio
5.- Capacitar la acción generalizada de los colaboradores
6.- Generar éxitos a corto plazo
7.- Consolidar los logros y geenrar más cambio
8.- Anclar los nuevos puntos de vista en la cultura personal, de equipo, empresarial u organizacional.

Fuente:7 farOs

No hay comentarios:

Publicar un comentario