lunes, 28 de febrero de 2011

Cómo desarrollar y fortalecer la personalidad



Cada hombre contiene varios hombres en su interior, y la mayoría de nosotros saltamos de uno a otro sin saber jamás quienes somos. Paul Auster

Personalidad. (De personal). Según Rae

1. f. Diferencia individual que constituye a cada persona y la distingue de otra. 
2. f. Conjunto de características o cualidades originales que destacan en algunas personas.

Si la personalidad es un patrón de pensamientos, sentimientos y conducta de una persona que persiste a lo largo de toda su vida, a través de diferentes situaciones, ¿por qué es importante desarrollarla y fortalecerla entonces? 

Por: José René Alvarado

Todas las situaciones de la vida a las que nos enfrentamos cambian constantemente. Como profesionales vivimos situaciones muy diferentes a las que experimentamos cuando éramos estudiantes universitarios, por ejemplo. 

Asumir que nuestra personalidad será la misma durante toda nuestra existencia nos lleva a un acomodo de vida, a un estancamiento. Nuestro gran desafío es desarrollar y fortalecer permanentemente una personalidad exitosa.  

ALGUNAS CUALIDADES PROPIAS DE UNA PERSONALIDAD EXITOSA 

Para tener una personalidad exitosa, debes ser… 

Elocuente
Activo
Buen escuchador
Positivo
Espontáneo
Entusiasta
Comunicativo
Sincero
Sociable
Afable
Amable
Cooperativo
Servicial
Flexible
Justo
Cortés
Confiable
Agradable Afectuoso Bondadoso Compasivo Comprensivo
Organizado
Interdependiente Responsable Trabajador
Eficiente Planificador
Práctico
Administrador
Estable
Empático Persistente Pacífico
Inteligente Observador Creativo
Innovador Analítico Reflexivo 

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA MEJORAR NUESTRA PERSONALIDAD?

A continuación te enseñamos qué debes hacer para desarrollar y fortalecer las cualidades mencionadas anteriormente, son consejos que un profesional puede practicar todas las semanas:

- Cree en ti mismo siempre. Cuando uno confía en sí mismo, se afirma y realiza las cosas muy bien. Uno se siente capaz y aceptado. Las personas que son o han sido maltratadas, rechazadas, criticadas constantemente o abandonadas generalmente no tienen confianza. Esas personas muestran una personalidad culpable y poseen una imagen muy pobre de sí mismas. Autoevalúate constantemente, conoce tus fortalezas para crecer y acepta tus áreas débiles y conviértelas en oportunidades de mejora. 

- Toma tus propias decisiones. Cuando tenemos principios y valores positivos en nuestra vida y vemos con claridad las metas que queremos alcanzar debemos tener la libertad de tomar nuestras propias decisiones. Podemos buscar consejos, sugerencias y escuchar objeciones, sin embargo nunca olvidemos que la decisión final es nuestra. Este ejercicio nos mueve a la reflexión y al análisis.

- Aprovecha todas las oportunidades para hablar en público. Desarrollar la capacidad de pararse frente a un público y hacerse escuchar es un elemento clave para fomentar la autoconfianza. Cuando vamos aprendiendo a expresar nuestras ideas de manera adecuada y a una amplia variedad de auditorios, desarrollamos una personalidad que sabe comunicarse, que sabe cómo vender sus ideas.

- Aprende a negociar para que todos ganen. Siempre en la vida estamos negociando, y tener la capacidad de buscar que los intereses personales y los de la otra parte sean satisfechos demuestra una personalidad justa, flexible, confiable y empática.

- Administra bien tu tiempo y tus recursos. Saber administrar el tiempo y los recursos adecuadamente es el premio que obtienen las personas organizadas, responsables, eficientes y que planifican su vida de forma consciente.

- Sé un buen escuchador. El secreto de saber comunicarnos se encuentra en escuchar atentamente. Si sabemos escuchar, sabremos qué decir. Esta es una habilidad que se adquiere si se practica todos los días. Debemos escuchar sin interrumpir. Una persona que es sincera, confiable, empática y comprensiva desarrolla la habilidad de escuchar con mucha facilidad.

- Mantén el control del estrés y las preocupaciones. Nuestro crecimiento como personas es más evidente desde las dificultades y los problemas que desde ambientes agradables y sin presiones. Debemos aprender a enfrentarnos a las diferencias y a las dificultades, pero para ello debemos mantener un control sobre el estrés y las preocupaciones que surgen como consecuencia de los problemas de la vida diaria. Tener el control nos permite ser personas observadoras, creativas, innovadoras, analíticas y reflexivas. 

Fuente:7 farOs

No hay comentarios:

Publicar un comentario