domingo, 30 de enero de 2011

Tu carrera: empezar desde dentro cuando no lo tienes claro

Cuando te hallas en situación de no saber realmente qué quieres hacer en los próximos años de tu carrera, aunque la cosa parece más complicada que en el caso anterior, yo, consultor, tengo que empezar explorando y recabando información de ti mismo, de las cosas que anteriormente has hecho bien en la vida, de cuáles son tus mejores capacidades, de cuándo te lo has pasado mejor y en qué momentos de tu trabajo has sentido que la pasión, además del disfrute, estaba presente y te impulsaba.

Por: José Medina

Todo esto requiere un clima de confianza donde entran en juego tanto aspectos racionales como emocionales. La principal ayuda que yo u otro consultor experto en carreras te puede aportar en esta tesitura cuando no tienes claro lo que quieres hacer en el futuro se centra en lo siguiente:

- Hacer preguntas abiertas. Comienzan frecuentemente por ¿Qué?, ¿Cómo?, ¿De qué manera? También repitiendo en interrogación: ¿Dices que te atraen las ventas y el marketing? O preguntarte yo: Háblame más de eso. Están ligadas a lo que tú acabas de decir. O también: ¿Qué es lo que más te preocupa/gusta de tu trabajo actual?

- Identificar capacidades y habilidades: detectar tus áreas específicas de talento o puntos fuertes a partir de tu descripción de experiencias pasadas. Te puedo preguntar: ¿Cuáles han sido las etapas/experiencias más ricas en tu carrera? ¿Qué habilidades tuyas crees que se hallaban presentes en ellas?

- Clarificar valores: identificar tus fuentes de disfrute y de satisfacción a partir de la descripción de tus experiencias pasadas. Identificar tus habilidades y clarificar tus valores son tareas que corren en paralelo. Cuando hablas de tus experiencias más satisfactorias, yo puedo detectar los valores que tú aprecias y te los puedo explicitar. Cuando tú identificas las habilidades que más aprecias y los valores que más persigues, eres mucho más capaz de describirte a ti mismo y de expresar a los demás lo que estás buscando en el mundo del trabajo.

- Estimular la imaginación creativa: animarte a visualizar tus posibilidades de trabajo y carrera, libremente y de forma abierta, usando incluso “brainstorming”. Por ejemplo: ¿Qué tipo de puestos/carreras has pensado que te gustaría hacer? ¿Cómo te ves a ti mismo en ese tipo de trabajo? Si has dicho que te gusta hacer proyectos e informes técnicos y además trabajar con personas, ¿en qué puestos te ves haciendo las dos cosas juntas?

La imaginación y visualización de cosas se procesan en el hemisferio derecho del cerebro, donde intuición, parte lúdica, sueños e imágenes flotan libremente. Algunas carreras comienzan con sueños y fantasías. Así pues, lo fantasioso a veces puede convertirse en algo real y “muy práctico”.

Fuente:  Ítaca

No hay comentarios:

Publicar un comentario