sábado, 15 de enero de 2011

La motivación humana

OPTIMISTA.GIF (300×225)
En su libro "Administración de Recursos Humanos (2000)", el especialista brasileño Idalberto Chiavenato, explica como funciona el ciclo motivacional que se reproduce en todas las personas por igual.
Para explicar el concepto de motivación, dice que motivo es aquello que impulsa a una persona a actuar de determinada manera o por lo menos que origina una propensión hacia un comportamiento específico.
Este impulso a actuar puede provocarlo un estímulo externo (que proviene del ambiente) o puede ser generado internamente en los procesos mentales del individuo.
La motivación se asocia entonces con el sistema de cognición del individuo. Krech, Crutchfield y Ballachey explican que "los actos del ser humano son guiados por su conocimiento (lo que piensa, sabe y prevé)". La motivación se explica en función de los conceptos como fuerzas activas e impulsoras, traducidas por palabras como deseo y rechazo. El individuo desea poder, estatutos y rechaza el asilamiento social y las amenazas a su autoestima.
Las necesidades varían de individuo a individuo y producen diversos patrones de comportamiento. Aunque varíen los patrones de comportamiento, el proceso que los origina es el mismo para todas las personas. Existen 3 premisas que explican el comportamiento humano:

1. El comportamiento es causado: Existe una causalidad del comportamiento. Tanto la herencia como el ambiente influyen de manera decisiva en el comportamiento de las personas, el cual se origina en estímulos internos y externos.
2. El comportamiento es motivado. En todo comportamiento humano existe una finalidad. el comportamiento no es causal ni aleatorio, siempre está dirigido u orientado hacia algún objetivo.
3. El comportamiento está orientado hacia objetivos. En todo comportamiento existe un 'impulso', un deseo, una necesidad, una tendencia, expresiones que sirven para indicar los motivos del comportamiento.
El comportamiento entonces no es espontáneo ni está exento de finalidad: siempre habrá un objetivo implícito o visible que lo explique.

Ciclo motivacional
El ciclo motivacional comienza cuando surge una necesidad. Esta es una fuerza dinámica y persistente que origina el comportamiento. Cada vez que surge una necesidad ésta rompe el estado de equilibrio del organismo y produce insatisfacción, inconformismo y desequilibrio y que lleva al individuo a desarrollar un comportamiento afín a restaurar el equilibrio.
El ciclo motivacional, podríamos decir que parte del equilibrio interno, hacia un estímulo o incentivo, luego viene la necesidad, la tensión, el comportamiento o acción y luego el estado de satisfacción.
A medida que el ciclo se repite con el aprendizaje y la repetición los comportamientos se vuelven gradualmente más eficaces en la satisfacción de ciertas necesidades.
Una vez satisfecha la necesidad deja de ser motivadora de comportamiento. A veces dentro del ciclo motivacional se presenta la frustración o la necesidad. Al no satisfacerse la necesidad, la tensión represada en el organismo busca una vía indirecta de salida mediante lo psicológico (agresividad, descontento, apatía) o mediante lo fisiológico (tensión nerviosa,   insomnio, repercusiones cardíacas, etc.).
Hay veces en que la necesidad no se satisface pero no existe frustración porque se ha compensado.
Esto ocurre cuando la satisfacción de otra necesidad calma la intensidad de la necesidad que no puede satisfacerse.
Un ejemplo de compensación puede presentarse cuando en vez del ascenso esperado se obtiene un buen aumento de salario o un nuevo puesto.
La motivación humana es cíclica porque la satisfacción de las necesidades es transitoria. Para Chiavenato siempre hay nuevas necesidades y el ciclo comienza una y otra vez. El comportamiento del hombre es casi un proceso continuo de solución  de problemas y satisfacción de necesidades, a medida que van apareciendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario