jueves, 20 de enero de 2011

Éxito, fracaso y el camino (El Yang, el Yin y el TAO)



El éxito contiene el fracaso y viceversa, pero el camino contiene al éxito y al fracaso

Por: Juan Carlos Santos Cougil

Para la antigua concepción china del mundo, las cosas son siempre cambiantes, fluyen y nunca están estáticas o fijas, en la cultura china todo cambio puede ser representado con un símbolo y este símbolo señala un cambio en el orden de los hombres, así como los dos principios opuestos El Yin y el Yang, no son autónomos sino complementarios, se implican mutuamente, se necesitan y configuran un invariable principio que aparece ante todo cambio, al que los chinos denominan TAO.

El TAO algunas veces es éxito y otras veces fracaso y tiene muchos significados:

-Se podría traducir como el camino, la vía, el método, la dirección o el curso principal
-Algunas veces es lo invariable y otras todas las variaciones
-Es el estado absoluto del ser y el camino
-Es el ir hacia el ser (La meta)
-Es el no ser y es el ser (Las Decisiones o vacíos existenciales,)
-Luz y oscuridad, caliente o frió, Sequedad y humedad, positivo y negativo, masculino y femenino, el cielo y la tierra, el Yang y el yin, el Éxito y el Fracaso.

Los occidentales tendemos al equilibrio que nunca logramos porque lo trabajamos compartimentado y no periodificado, existe el éxito o el fracaso como termino absoluto, mientras que los orientales saben que el equilibrio se esfuma y que todo esta en constante cambio o evolución, que lo importante es el camino TAO y que a lo largo del mismo nos encontraremos con el Yin y el Yang, estos se necesitan, son complementarios y periódicos, divididos en estaciones y transformandose continuamente hasta cumplir la meta.

El principio Yang o Éxito es el principio activo, positivo y creativo, el sol, el calor y se representa con la primavera y su punto culminante es en verano cuando se transforma en Yin

Yin o fracaso
 que es el principio pasivo o negativo, receptivo, la humedad, el frió, la oscuridad, la noche y se representa en el otoño y en el invierno.

Todos sabemos que después de la tormenta viene la calma, pero debemos entender que se formaran nuevas tormentas y estaremos más preparados, pero la única forma de superarlas es el camino, como escribió víctor Frankl en su libro el hombre en busca de sentido.

“La primera fuerza motivante del hombre es la lucha por encontrarle un sentido a su propia vida. La voluntad de sentido”

El proponerse metas, objetivos y rutinas metodológicas para cumplir a tiempo lo establecido nos evita esos vacíos existenciales que se producen en los periodos de revolución personal.

En la actualidad nos debemos preparar para entender el éxito y el fracaso como parte del camino hacia el logro de las metas que nos proponemos, a los cambios constantes, a tomar decisiones complejas, a controlar lo que sentimos y a rodearnos del mejor equipo o compañeros de viaje, que nos harán más placenteros el duro y exigente camino al cumplimiento de nuestros sueños.

Fuente:7 farOs

No hay comentarios:

Publicar un comentario