miércoles, 22 de diciembre de 2010

'Urbanomics', 'generación G', 'nowism'... Los empleos que generan las nuevas tendencias

'Urbanomics', 'generación G', 'nowism' o 'espontaneidad planificada' son tendencias que aún pueden resultarnos extrañas y quizá no nos digan nada, pero ya están impulsando la creación de nuevos negocios y perfiles profesionales que satisfacen las necesidades de los mercados en formación. Además, implican nuevas culturas de consumo y oportunidades de trabajo para los próximos años.

Los cambios vertiginosos en el mercado laboral tienen que ver con el impulso de nuevas tendencias sociales que implican necesidades nunca vistas. Satisfacerlas lleva a la aparición de empresas inéditas, y nuevas profesiones y perfiles que se adaptan a los movimientos crecientes.

La mitad de la población mundial vive en áreas urbanas y, según datos de Intuit, en el mundo emigran cada día 160.000 personas hacia las ciudades, lo que supone que cada año las grandes poblaciones urbanas incrementan su población en 60 millones de personas. Además, emerge lo que se da en llamar "islas urbanas": 100 ciudades concentran el 30% de la economía mundial y también de la innovación.

Para la creación de nuevas empresas y la generación de nuevos perfiles profesionales que satisfagan las necesidades de los mercados sociolaborales en formación, esto implica nuevas culturas de consumo, y mercados sociolaborales muy determinados. El Global Report on Human Settlements aseguraba ya en 2009 que en 2050 un 70% de la población del planeta vivirá en centros urbanos, y esto tendrá mucho que ver con el crecimiento vertiginoso de una clase de consumidores sofisticados, con exigencias crecientes, superconectados, que desean de manera inmediata bienes, servicios, experiencias y conversaciones con nuevos consumidores cada vez más experimentados y proclives a experimentar con nuevos productos y servicios.

Espontaneidad planificada

El hecho de que las tecnologías y las redes fortalezcan las relaciones personales y presenciales se une a lo que algunos llaman nowism, y que es la tendencia a hacer, consumir y disfrutar de servicios y experiencias ahora mismo, en tiempo real. Esto tiene consecuencias evidentes en la cultura corporativa, en la relación con los clientes o en la innovación de los productos. Para las organizaciones y marcas puramente online, esta tendencia permite abarcar también el mundo real, construyendo una presencia física, temporal o permanente.

El nowism y su "ya mismo" tiene una vuelta de tuerca en lo que algunos definen como la "espontaneidad planificada", en la que la geolocalización se convierte en un elemento determinante de las redes sociales y las aplicaciones. Para satisfacer este tipo de necesidades surgen compañías como Geomium, que toma datos de sitios locales y los combina con información social; LikeOurselves, que permite compartir intereses a grupos móviles; o Fast Society, una startup basada en las posibilidades de la comunicación on-the-go. Además, la tendencia del urbanomics favorece la aparición de negocios y servicios antes impensables, como los más que conocidos Foursquare o Gowalla, redes sociales que facilitan compartir la recomendación y valoración de los sitios visitados realmente, y también Loopt Mix, que permite a los usuarios encontrar a gente que se halla en las proximidades y chatear con ellos. En la misma línea está Latitude, de Google, que une a los amigos que se encuentran cercanos, o Twitter Places y My Rete, una "compañía de proximidad social" que ha desarrollado WhosHere, para localizar a los usuarios más próximos y facilitar perfiles relevantes basados en los criterios seleccionados por éstos.

El "ya mismo" de los consumidores implica que para un número creciente de estos el acceso empieza a ser más importante que la propiedad, ante la evidencia de que esta implica ciertos niveles de responsabilidad, costes y compromiso. Se tiende a coleccionar la mayor cantidad de experiencias posibles, y esto impulsa la creación de empresas que tienen que ver con la "propiedad compartida", con un estilo de vida semejante al leasing y que permiten constantes actualizaciones (upgrades), ser capaces de maximizar el número de experiencias y acceder a lujos que de una forma cotidiana no están a nuerstro alcance. Compañías como Rent the Runway o Avelle (moda) o P1(coches de lujo) son ejemplos de esto.

Generación G

La pujanza de la Generación G tiene mucho que ver con la Generosidad Emergente, otra tendencia que envuelve a compañías, marcas y nuevas posiciones laborales por el efecto de un segmento de población y edad con compromisos muy específicos, cada vez más responsables socialmente y que quieren ver el impacto directo de todo lo que se hace en sus compañías.

Según Trendwatching, un 86% de los consumidores de todo el mundo cree que los verdaderos intereses de la sociedad han de ganar peso en el mundo de los negocios. El 78% de los indios; un 77% de los chinos y el 80% de los brasileños (grandes mercados emergentes) aseguran elegir marcas que apoyen buenas causas. Según datos de Edelman, ocho de cada diez consumidores en India, China, México y Brasil esperan que las marcas donen una parte de sus beneficios a estas causas y proyectos solidarios.
Para los nuevos profesionales de la Generación G no hay ascenso ni dinero que compense el trabajo tradicional; otorgan una gran importancia al orgullo que se muestra por la empresa, y para ello han de sentirse identificados con su firma, y han de estar seguros de que su trabajo tiene un sentido; y la empresa debe ser capaz de transmitirles cómo su trabajo contribuye a los resultados finales.

Los bajos niveles de confianza tienen mucho que ver en el fracaso de las políticas de gestión de personas, en todo lo que se refiere a la captación de talento. Según una encuesta de Harris en Estados Unidos, el 55% de los estadounidenses mostraban en 1966 un alto grado de confianza en los líderes de las grandes compañías, mientras que en 2007 sólo un 16% se fiaba de sus dirigentes.


Fuente:  Expansion

No hay comentarios:

Publicar un comentario