viernes, 24 de diciembre de 2010

Alfabetización en Información: Aprendiendo a Aprender

20100308-tn_localization.jpg (238×320)No podríamos empezar sin antes definir el término Alfabetización y así encontramos que de acuerdo con el diccionario de la Real Academia Española: alfabetización es la “Acción y efecto de alfabetizar”, entendiéndose por alfabetizar como la acción de “Enseñar a leer y a escribir”, de acuerdo con Wikipedia: “La alfabetización es la habilidad de usar texto para comunicarse a través del espacio y el tiempo”.



En lo personal considero que la simple palabra Alfabetización, compuesta por once letras, va mas allá del simple hecho de saber leer y escribir, engloba un número importante de variables que solo su combinación armónica logran definirla y así entre sus variables encontramos: lectura, escritura, lenguaje, cultura, comunicación, conocimiento, comprensión, etc.

Por otro lado, ¿qué entendemos por Información?, de acuerdo con Wikipedia: “La Información es un conjunto organizado de datos procesados, que constituyen un mensaje sobre un determinado ente o fenómeno. Los datos se perciben, se integran y generan la información necesaria para producir el conocimiento”.

Bien, ahora nos toca unir los dos términos y así encontramos que de acuerdo con Wikipedia: “La alfabetización informacional (en inglés, Information Literacy) consiste en adquirir la capacidad de saber cuándo y por qué necesitas información, dónde encontrarla, y cómo evaluarla, utilizarla y comunicarla de manera ética”.

No creo necesario resaltar la importancia de la Información (estamos en el siglo XXI), ya que todo Supervisor, Gerente o Directivo sabe a plenitud que es precisamente ésta, el activo más valioso que dispone a la hora de plantear y formular la Planificación Estratégica, a la hora de crear y establecer Estrategias, a la hora de mejorar los Procesos, a la hora de elaborar los Objetivos, los Proyectos y los Indicadores en fin, toda la Gestión de la Empresa se basa, se sustenta y se fortalece con ese activo intangible como lo es la Información.

Interesante, pero ¿quién es su creador?, ¿quién le da forma, color y textura?, evidentemente es el individuo, el empleado, es el trabajador quien tiene la capacidad para buscar, clasificar, ordenar, manipular y valorar lo relevante y significativo de la misma, porque es quien la emplea, la organiza y es capaz de convertirla en conocimiento relevante, es quien le da el carácter de materia prima, que lo encamina, lo dirige y lo acompaña en la toma de decisiones.

Ya casi estamos listos para entrar en tema, pero antes, con la idea de ilustrar la importancia de la Alfabetización en Información, partiendo del hecho, innegable, que la Información por si sola no tiene importancia, no tiene valor alguno, tal como se señaló en el párrafo anterior, alguien, necesariamente, debe darle forma, color y textura, y así, solo a manera de ejemplo, creo conveniente hablar un poco sobre nuestros Clientes y Proveedores, para ello recordemos por un instante a Drucker y hagámonos las siguientes preguntas:

¿Qué información necesito?

¿Cuál es el origen de los datos?

¿Cuándo la necesito? y ¿de qué forma?

¿Quién me la suministrará?

¿Qué debo hacer para conseguirla?

Una vez que la tenga ¿qué tareas debo realizar?

¿Qué información debo suministrar?

¿A quién?, ¿cómo? y ¿cuándo?

Excelente, todos estas preguntas se formulan pensando en sus Proveedores y en sus Clientes. Interesante les aseguro que muchos de nosotros ya estamos acostumbrados tanto en la elaboración de estas interrogantes como en sus respuestas, tenemos claro (gracias a la retroalimentación) tanto las particularidades como las necesidades de cada uno de nuestros Clientes así como también, las características de nuestros Proveedores.

Perfecto, pero habiendo culminado con esta tarea, nos encontramos con otra, que no es tan evidente y que considero mucho más importante, como es el hecho de establecer con precisión nuestros NO Clientes y cuidado, pudieran estar faltando Proveedores.

Creo necesario señalar que cuando hablamos de Proveedores y Clientes, nos estamos refiriendo a entes internos (dentro de la organización, dentro de las fronteras de nuestra empresa) ya que al hablar de entes externos, se incrementarían las variables a tomar en cuenta y con ellas, las preguntas que deberíamos formularnos. Dejaremos este punto pendiente para otro artículo.

Bien, basándonos en el hecho real e irrebatible que toda Empresa es un Sistema y que nosotros (nuestra Gerencia) somos tan solo una pieza más, dentro de ese Lego y habiendo mencionado los NO Clientes, surge otra pregunta ¿nuestro portafolio de Clientes contiene el 100% de los que deberían ser nuestros Clientes?. Interesante la pregunta, creo que la respuesta la encontraremos en nuestros Procesos y sin la más minima intención de pecar de fastidioso, pero ¿tenemos claro cuales son todos nuestros Procesos? y por ende, ¿tenemos precisadas las entradas y salidas de todos ellos?

Vaya!!!, creo que la cosa se está tornando engorrosa y por lo que entiendo, el problema no es nada sencillo de enfrentar.

Mi estimado lector, usted está en lo cierto, no hay nada que sea sencillo, todo es engorroso y complejo; fue difícil y complejo comenzar a hablar, fue difícil comenzar a leer y escribir, fue complejo aprender a multiplicar, pregúntele a un Ingeniero que tan fácil o complejo fue resolver la primera integral o la primera inversión de matrices, y ni hablar de las ecuaciones diferenciales, pregúntele a un cirujano que tan fácil o difícil fue su primera operación.

Indiscutiblemente todo, pero todo es engorroso, complejo y difícil si no se tiene la información adecuada.

Y creo, sin temor a equivocarme, que es precisamente ésta, la INFORMACIÓN, uno de los principales ingredientes que nos permitirá elaborar las soluciones a todos nuestros grandes males. Pero por favor, no se confunda, la Información por si sola no tiene ningún valor, ésta necesariamente debe estar acompañada de una serie de habilidades y aptitudes que permitan manejar las variables que le dan forma, color y vida, dicho en otras palabras, debemos Alfabetizarnos en Información.

Y así, tras horas de investigación y análisis, se cree [1] que las habilidades (o competencias) necesarias para que una persona pueda ser considerada como alfabetizada en información consisten en la comprensión de:

   1. La necesidad

   2. La disponibilidad

   3. Cómo encontrar la información

   4. La necesidad de evaluar los resultados

   5. Cómo trabajar con los resultados y cómo explotarlos

   6. La ética y la responsabilidad en la utilización

   7. Cómo se comunica y comparte lo que has encontrado

   8. Cómo gestionar lo que has encontrado



La ALA (American Library Association, fundada el 6 de octubre 1876) en el 1989 dice: “para ser competente respecto a la información un individuo debe reconocer cuándo es ésta necesaria, y tener la capacidad de localizar, evaluar y usar de forma efectiva la información que se requiere […] La gente preparada en este aspecto es, finalmente, la que ha aprendido a aprender.”

En conclusión, los datos están allí, solo usted, Supervisor, Gerente o Directivo, gracias a su nivel de Alfabetización, sí, gracias a sus habilidades, inteligencia y experiencia le dará el carácter de Información y solo ésta, le dará y lo mantendrá en el Éxito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario