Cargando...

jueves, 11 de noviembre de 2010

La experiencia, el nuevo ADN del lujo


En un entorno en donde cada día despertamos a un mundo totalmente nuevo respecto al día anterior, el lujo y la clase también encuentran una evolución en propuesta de valor.

Lo que antes era la ostentación, lo aparatoso o rimbombante, se vuelve ahora una búsqueda diferente basada en el valor, buen gusto, valores agregados y, sobre todo, la experiencia que te ofrece una marca de lujo.

Esta experiencia se entiende como la tradición que respalda a una marca, el ambiente que rodea a la compra y la manera en que el consumidor se apropia del producto en su vida diaria.

Directivos de cuatro firmas de lujo, Ermenegildo Zegna, Montblanc, El Palacio de Hierro y el restaurante mexicano Pujol coincidieron en que el cliente final busca valores sofisticados, exclusivos y con estilo diferente a las demás firmas de consumo.

"Nosotros no nos consideramos un distribuidor de piezas de diseño, sino una ‘marca' propia. Una marca que vende estilo, que no pone etiquetas a sus consumidores y que les habla al "yo" de las personas", dice Carlos Salcido, director de marketing de El Palacio de Hierro al participar en el 2° Luxury Forum, organizado por Grupo Expansión.

Salcido comentó que a pesar de que hace 15 años su publicidad pudiera ser calificada como frívola y dirigida completamente a las mujeres, con el slogan "Totalmente Palacio", ahora amplia su horizonte e incluye a los hombres y al consumidor sin etiquetas.

"Encontramos que el cliente es más cauteloso en sus compras, las piensa un poco más y ya no se va por el brillo o por el "bling-bling" de las joyas", agregó.

Jorge Puentes, director de Montblanc México, dijo que en el país existe un mosaico de consumidores, que siempre buscan diferentes estilos y colecciones, pero que coinciden en el sentido aspiracional.

Los restaurantes de alta gastronomía también entran dentro del mercado del lujo y buscan experiencias "hechas en casa", así lo piensa Enrique Olvera, chef del restaurante mexicano Pujol, catalogado como uno de los 100 mejores del mundo, de acuerdo con la revista inglesa Restaurant Magazine, bajo el patrocinio de San Pellegrino.

"El lujo ya no se basa en los cubiertos de plata o en el gran diseño arquitectónico de tu restaurante; ahora lo que importa está en el plato y en el trabajo. Lo más fácil es gastar dinero, lo más difícil es hacer las cosas bien".

El lujo no ‘baila' samba

Dentro de este foro, los especialistas coincidieron que a pesar de que Brasil es una potencia económica, no lo ven como un mercado potencial para sus industrias, por sus cerradas políticas arancelarias y la creencia que el lujo es sólo para millonarios.

"México se mantiene como el destino más importante para América Latina y observamos una apertura mucho mayor de la que teníamos hace 10 años. El consumidor que antes viajaba para conseguir productos de lujo, ahora los encuentra aquí", dice Paolo Zullo, director de marketing en México para Ermenegildo Zegna.

Por su parte, Jorge Puentes, de Montblanc, mencionó que en el país carioca el gobierno cree que el lujo es exclusivo para un mercado reducido y, por lo tanto, no existe una buena posibilidad de crecimiento.

"Sin embargo, estoy seguro que en el momento en que el gobierno se percate de las posibilidades que existen dentro de este mercado de lujo, explotará por completo para todas las marcas del lujo".

El 2° Luxury Forum, organizado por Grupo Expansión y la revista Life & Style, reúne a más de 150 expertos en la materia y tiene como propósito entender la manera en cómo el consumidor ha cambiado sus hábitos de compra, los medios que utiliza para decidir sus adquisiciones y la importancia del sector a nivel mundial.

Fuente: CNNExpansion

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada