Cargando...

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Fusiones, Adquisiciones y Coaching Ejecutivo


Los procesos de fusiones y adquisiciones son una tabla de salvamento en el mar revuelto que nos rodea. Los reajustes empresariales y los movimientos sectoriales, son las vías para adaptarnos a las nuevas situaciones, independientemente que hablemos de PYMES a grandes Multinacionales. Sin duda es la manera de gestionar costes abarcando mayor cuota de mercado, sin dejar de mantener la competitividad en el mercado.

Ni es tarea fácil desde el punto de vista táctico y financiero, ni es tarea fácil desde la perspectiva emocional.

Estas operaciones suelen estar dirigidas por una serie de parámetros financieros que dan los ratios concretos para tomar las decisiones adecuadas. El análisis de datos sobre la estructura de la compañía, trayectoria, cuenta de resultados, entre otros, es la información habitual. No obstante, cuando se trata de valorar nuevos proyectos, según el trabajo publicado por la Universidad de Cartagena en la revista de Capital de Riesgo Recari, “la intuición está presente en la toma de decisiones empresarial y el capital de riesgo no es ajeno a ella. (…) los gestores (…) son tomadores de decisiones intuitivos en aquellos aspectos más difícilmente cuantificables de la propuesta.”

Por otro lado, la consultora Baker & McKencie, en su estudio global sobre el éxito o fracaso de las grandes adquisiciones que se iniciaron en los años 90, encontraron que “entre los 3 y 5 años siguientes el 60% fallaban en producir retornos superiores al costo del capital requerido para financiar la compra y solo el 23% eran exitosas.” Señalando como primeras causas los problemas de integración cultural entre las compañías participantes y sobrestimación de las sinergias.

No obstante, es sorprendente como después de efectuada la operación, algunas de estas compañías, inician proyectos de identificación y análisis de talento que les permite prever si la proyección del equipo de trabajo está alineado con los resultados esperados. Y es en este momento cuando pueden identificarse barreras relacionadas con la interacción entre las diferentes culturas,  la incertidumbre generada, las diferentes visiones de la estrategia, o de como llevar esta a la operativa, entre otras.

Las personas son el principal activo de una compañía, una valoración cuantitativa de bienes y resultados, pasados o a futuro, bien puede verse frustrada por un equipo que funciona en direcciones opuestas. Un análisis de las personas de la organización que nos identifique cuales son las diferencias, entre lo esperado y lo hallado, nos puede dar claves que disminuirían la intuición con la que se cuentan en estas operaciones.

Y no solo eso, conocer esas diferencias, llámense culturales o emocionales, no solo es un dato más para tener en cuenta en la operación. Hablamos de herramientas que diagnostican el estado de situación, para, en caso de lanzar la operación, poder crear toda una batería de acciones que lograrán mayores éxitos en el tiempo. Desde una cohesión del equipo directivo que permita una implicación en la creación de objetivos y planes estratégicos, a una racionalización en las negociaciones para la ocupación de las nuevas  posiciones, o un acompañamiento al directivo que le permita salvar barreras desde la propia perspectiva individual.

Las herramientas de Recursos Humanos, tales como Coaching Ejecutivo, Management Audit., Training,… son la clave para ajustar este 60%, y apoyar la intuición en datos. Es tarea compleja, pero no imposible para los expertos en Evaluación y Desarrollo Directivo, concretar cuales son los criterios adecuados que definan unos comportamientos o formas de hacer contra los que contrastar a un equipo futuro. Esto nos permite conocer las fortalezas con las que puede contribuir al reto propuesto, y más importante, cuales son las carencias, para, desde una perspectiva previa, poder salvar estos obstáculos.

El Coaching Ejecutivo es la palanca de desarrollo profesional más sofisticada y continua en el tiempo. Facilita la transferencia al puesto de trabajo, desde la visión del directivo. La interpretación de datos, los diferentes puntos de vista, el romper con las ligaduras habituales, dar el paso a lo emocional, puede liberar mucho talento logrando impulsar no solo a aquellos ejecutivos que den el paso en este aspecto, sino a aquellas personas de las que se rodee.

Una fusión o adquisición, un momento de crisis, provocan cuestiones de difícil solución, encuentros emocionales inesperados, que sin duda bloquean la labor habitual, tanto como un mal día en una situación de normalidad puede provocar reacciones adversas, pero elevado de potencia.
Entonces,... ¿como es posible que estas herramientas de Gestión del Talento no sean práctica habitual entre las empresas de Capital de Riesgo? Sin duda, son útiles desde la previsión de compra hasta el fin de la operación, o desde el diseño del cambio a la ejecución del mismo. ¿La respuesta? está entre los propios expertos en Recursos Humanos, o Coaches Ejecutivos: Una vez que logremos generar confianza, lograremos recoger la información correcta que nos permita aportar datos concretos, positivos, de efectividad, y lo más importante, de peso, en un sector que aún nos resulta desconocido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada