Cargando...

sábado, 27 de noviembre de 2010

Emprender es para toda la vida

KidZania es una de esas grandes historias de emprendedores mexicanos que no sólo triunfaron en el país, sino que salieron a conquistar el mundo. Y volvieron a ganar. Con 11 años cumplidos, la compañía opera 10 centros de entretenimiento y educación para niños; ocho de ellos en el exterior y algunos en países tan lejanos como Japón e Indonesia.

Por: Marisol García Fuentes

No fue una idea que surgió de la noche a la mañana”, cuenta Xavier López Ancona, su presidente, quien fundó la empresa junto a Esteban López Ancona, actual director general de operaciones, y Miguel Ángel Luna, quien se retiró del negocio. “Lo que detectamos en su momento fue que en México había una población infantil enorme, con poca oferta de cosas buenas, seguras, educativas y entretenidas”.

¿Qué se necesita para iniciar un proyecto exitoso?
Tener una buena idea, que haya un mercado potencial para desarrollar y que el concepto sea escalable. Hacer mucha investigación, estar muy atento a tu entorno… Y saber que ideas hay muchas, pero que la gran diferencia está en tu equipo de trabajo.

¿Hay una edad para emprender?
No, emprender se trata de ver las oportunidades y tomarlas, y eso puede pasar a cualquier edad. Pero ser emprendedor no es cosa de un día o un año, una vez que te decides es para toda la vida. Porque siempre hay que renovarse y hacer que tu empresa siga cambiando.

¿Cómo se crece en los negocios?

Invirtiendo en la gente, atrayendo en el momento adecuado al talento adecuado, y dándole el empuje necesario para que se desarr-lle. El emprendedor debe estar conciente de que construir una empresa es una tarea a largo plazo, en la que hay que tomar riesgos y estar dispuesto a reinvertir. En nuestro caso, siempre estamos analizando cómo llevar KidZania a más niños, no sólo con más plazas sino con nueva mercancía o a través de Internet.

¿Qué significan los fracasos?

Son cosas que te aterrizan, te guían y hasta te salvan. Son oportunidades para corregir. Por ejemplo, en 2003 íbamos a abrir en Estados Unidos y tuvimos suerte porque se canceló el proyecto. De haber abierto, con la recesión de ese momento no habríamos logrado buenos resultados y tal vez habríamos fracasado. Ahora tenemos una mejor estructura, equipo, oferta y podemos pensar de nuevo en ese mercado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada