Cargando...

jueves, 11 de noviembre de 2010

¿De dónde surgen las preguntas correctas?

A los lectores que vivieron los años 70, la pregunta anterior les habrá recordado un título de Mao Tse Tung, que luego vino en llamarse Mao Ze Dong y que se titulaba: ¿De donde vienen las ideas correctas?

Por:  Antolin Velasco

El título como ven se las traía, pues presuponía que naturalmente unas ideas eran correctas y otras no lo eran. Mao venía a decir que las ideas correctas vienen del pueblo, o sea del Partido Comunista Chino, o sea de él mismo, que para eso era su Secretario general. Bueno esa es la manera que tienen los dictadores de pensar, los comunistas y los otros, en eso son todos muy parecidos.

Cuando hablamos de las preguntas correctas en el coaching, sin embargo estamos pensando en otra cosa. Pensamos en preguntas pertinentes, poderosas, que hacen reflexionar al cliente, que rompen ideas establecidas, que sacan al cliente de la zona de confort de las respuestas obvias y conocidas.

Que ayudan a plantear otras alternativas, que analizan los por qué y los por que no, que dejan al cliente dudando o sin qué decir exactamente, que producen un momento de silencio, eterno, cortante, en el que se escucha la respiración nuestra y la de la otra persona. Son preguntas que cuando se producen, sabemos que lo son. No están en ningún manual, pero sin embargo sabemos perfectamente que son preguntas adecuadas.

En el coaching, esas preguntas vienen del coachee, de las palabras que dice y de las que no dice. De la conversación que fluye, de la propia comunicación que se establece entre al Coach y el Coachee. Vienen de las palabras que se pronuncian, del lenguaje de los gestos y de la voz. Para ello lo que se requiere es esencialmente escuchar, escuchar sin prejuicios, escuchar como escucha un niño, con la mente y el corazón abiertos.

En los manuales del arte de preguntar, se habla de las preguntas abiertas, de las cerradas, de las preguntas que no son tales, sino afirmaciones disfrazadas de preguntas, que son por cierto las que hacen muchos periodistas. Mi opinión y mi experiencia es que en general esos manuales no sirven para nada, dan recetas pensadas en la mayoría de las ocasiones para la acción comercial, pero no ayudan en absoluto a profundizar ni a entender la situación. 

Mi consejo es simplemente escuchar las palabras. Las palabras son poderosas, tienen vida propia, condensan todo lo que somos y sentimos. Como dice Echeverría en su impagable libro Ontología del lenguaje, no hay nada al margen del lenguaje, en el lenguaje están todas las claves para entender a los hombres.

Las preguntas correctas surgen por lo tanto de la conversación, del maravilloso acto de la comunicación entre esas dos personas, una de las cuales tiene el rol del Coach y el otro acepta el del Coachee y que están empeñadas en conseguir un objetivo, en entender una situación, en suma en ser más felices.

Fuente: http://human-coaching.net/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada