Cargando...

viernes, 12 de noviembre de 2010

Cinco formas de equivocarse en un cambio de empleo

El cambio de empleo es una realidad. Los empleos para toda una vida corren peligro de extinción y cada vez son menos los jovenes profesionales que aspiran a dedicar toda una vida de trabajo a una sola compañía.

Cada vez se buscan nuevos desafíos, nuevas oportunidades de aprendizaje y desarrollo, tanto en el plano profesional como en plano personal y familiar. Los jovenes aspiran a viajar, abrirse al mundo, a empleos que les permitan equilibrar su vida familiar, a empleos donde las oportunidades de remuneración resulten estimulantes y le permitan un desarrollo vertical interno (u horizonal en la medida que la especialización tenga una recompensa monetaria, pero va al caso entrar en sutilezas). 

No obstante, el cambio de empleo es una realidad que no tan solo toca a quienes están ingresando al mundo laboral, sino que también a personas con años de trayectoria, quienes por diversas razones se enfrentan a dejar un antiguo empleo y buscar uno nuevo. Estas razones pueden ir desde que la compañía actual está intentando reducir costos para sobrevivir a la crisis, bien por "motivos de la empresa", hasta por una renuncia voluntaria en vías de conseguir mejores oportunidades.

Cualquiera sea el caso, todos enfrentan una situación de cambio y el objetivo común es poder sortear esta salida de la mejor manera.

Una interesante investigación, publicad por Harvard Business Review (Groysberg y Abrahams, Enero 2010), nos revela 5 formas habituales de equivocarse a la hora de un cambio de empleo, las cuales fueron identificadas a partir del análisis de información proveniente de: consultores de búsqueda y selección, altos directivos de RRHH de empresas multinacionales, y ejecutivos de alto nivel alrededor del mundo.

1. NO INVESTIGAR LO SUFICIENTE 

Se dice que la búsqueda de empleo es un empleo en sí. Hay que dedicar tiempo y esfuerzos a investigar el mercado laboral del sector, cargos y empresas donde aspiro, de modo que las expectativas sean realistas. Junto con estudiar el mercado laboral, es importante considerar la estabilidad financiera y posicionamiento de un posible empleador, esto permite establecer proyecciones realistas. La adaptación cultural también juega un rol clave. Por último, la descripción de cargo, y la coherencia entre el título y las responsabilidades asociadas. El error está en no estar lo suficientemente informado como para tener aspiraciones realistas del mercado que me pertenece y al que aspiro. 

2. DEJAR SU EMPLEO POR DINERO

No es difícil dejarse tentar por una oferta económica. El dinero es una zanahoria muy poderosa. Si le preguntas a ejecutivos sobre sus motivaciones por cambiar de empleo, quizá el tema económico lo digan en un tercer o cuarto lugar, dicen los autores, pero al momento de tomar la decisión rápidamente escala al primer lugar. Es importante considerar los aspectos además del dinero que me mantienen ligado a una determinada compañía, o, visto desde otra perspectiva, cuales son los aspectos, además del dinero, que espero en la nueva compañía a la que aspiro, ¿contactos? ¿clima? ¿oportunidad de desarrollo? ¿lazos personales?...etc.

3. IR "DESDE" EN VEZ DE "HACIA"

Muchas veces, la deseperación por partir de un empleo puede hacerte perder de vista hacia donde vas. Por ejemplo, si caminando por un bosque te topas con un lobo, probablemente escapes y en la dirección que en ese momento estuvo más a mano, no te importa hacia donde escapar, sólo esperas no toparte ni estar donde está el lobo. Muchas veces al buscar empleo el caso no es tan dramático y la vida no corre peligro. Si es el caso, mejor toma el camino corto, pero siempre pensando en qué vendrá después. Si no es el caso, no te apresures en salir hacia el siguiente puesto, si puedes esperar la MEJOR OPORTUNIDAD, espérala. La ciencia de la planificación de carrera está en tener una estrategia de desarrollo profesional, que guia tu búsqueda y elecciones en virtud del "hacia" donde espero llegar, más que "desde" dónde estoy "huyendo".

4. SOBREVALORARSE

Puede resumirse en no tener los pies sobre la tierra y tiende a ser, bien una consecuencia del primer error, desinformación, o bien, consecuencia de un estilo de personalidad sobrevalorado, lo cual es más preocupante aún. Hay personas que creen que contribuyen más de lo que realmente hacen y subestiman las fortalezas de su organización para alcanzar sus objetivos. Esta es una característica que se encontró, de manera preocupante, con bastante frecuencia en los jóvenes profesionales llamados "Generación Y" o "Generación Millenium". En general las personas tendemos a ser poco realistas en cuanto a nuestras habilidades y posibilidades a futuro. Existe una falta de autocrítica generalizada a la hora de identificar problemas o atribuir causas de errores al propio desempeño, no estamos preparados para asumir responsabilidad ni tolerar fracasos o frustraciones. Un optimismo, a veces patológico, puede llevarte a una visión parcial de tu realidad profesional, lo cual tiende a salir a flote o contrastarse con la objetividad de los procesos de selección, en cuanto busco un nuevo empleo, y ahí las consecuencias pueden ser doblemente frustrantes.

5. PENSAR A CORTO PLAZO

Por último, y no menos importante (last but not least), tenemos el pensar a corto plazo. El razonamiento estratégico es una de las competencias más valoradas y criticas a la hora de identificar talentos y predecir desarrollos profesionales exitosos. La base está en la amplitud de miras, a la hora de identificar posibles escenarios de acción y consecuencia, y la proyección de impacto, a la hora de predecir resultados e impacto de las decisiones tomadas. Aplicar una metodología simple de Solución de Problemas, puede ser una alternativa sencilla para sortear este error. Pero no es suficiente. Muchas veces la visión a corto plazo puede estar a la base de los errores anteriores, lo cual requiere de un esfuerzo adicional por tener un espacio de reflexión personal orientada hacia mis proyecciones y aspiraciones estratégicas de desarrollo profesional.

Fuente: http://meta100.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada