Cargando...

lunes, 29 de noviembre de 2010

5 consejos para ‘revivir’ tu trabajo

Hay que ser realistas, las ideas que a veces se tienen en las oficinas para motivar a un colaborador, son débiles. Se limitan a festejar los cumpleaños con un pastel o a brindar un curso de capacitación esporádico.

¿Cuál es, sin embargo, la fórmula para tener a un empleado a gusto en su trabajo? El primer paso -como jefe- es entender qué significa una persona motivada, los colaboradores con estas características ven en su trabajo una oportunidad de alcanzar metas importantes.

Por Ivonne Vargas

En el momento en que perciben trivialidad, y falta de escucha e interés en sus propuestas, pierden el incentivo por aumentar su productividad, dice la psicóloga organizacional de la FES Iztacala (UNAM), Eugenia González.

Frecuentemente, dice, el problema es que ven a sus empleados sin ánimo, pero no saben resolver el problema. En números, 3 de cada 10 jefes (a nivel global) sabe que su equipo se encuentra desmotivado, pero desconoce qué herramientas usar para cambiar la situación, revela una encuesta elaborada por la firma de recursos humanos USG People, entre más de 1,500 personas.

González señala que si el directivo no ha tomado la iniciativa de platicar con su equipo, el empleado debe aprovechar la oportunidad más cercana (como una encuesta de valoración al jefe) para sugerir a ese directivo o a recursos humanos iniciativas que lo hagan sentirse mejor en su ámbito laboral. Estos son algunas recomendaciones.

1. Entregas a distancia. Una alternativa para cambiar la rutina laboral es conseguir trabajar una par de horas desde casa. Quizá, el home office no sea un esquema fácil de implementar y el cual los jefes (dependiendo de la empresa) acepten incorporar con facilidad, pero valdría la pena proponerlo, si tu dinámica en la organización lo permite. Lo importante en este modelo de operación es que acuerdes con detalle bajo qué formato se medirán tus resultados. Ejemplo, se puede pensar en presentar informes de tus avances dos veces al día, en un horario específico.

2. Perfecciona tus ideas. ¿Te gusta hablar con la gente, eres buen intermediario entre tus compañeros de oficina, o adoras escribir? Propón una actividad que le sume puntos a tu desempeño y no te cueste demasiado hacer. Opciones: llamar a algunos de los clientes de la compañía para conocer su opinión sobre el servicio que le brindan, o bien ‘apúntate' para redactar un informe especial. Sí, probablemente suena a "más trabajo" (sin recompensa) pero puede ser una forma de darle variedad a tu labor cotidiana y ser tomado en cuenta más adelante.

No se trata de desgastarse con nuevas tareas (y dejar a lado tus responsabilidades), si tienes oportunidad hazlo y observa qué genera esa actitud.

3. Súmate al diálogo. La figura del mentor no es sólo aquél jefe que te guía en tu desempeño, tú mismo puedes convertirte en un apoyo para otros compañeros; ojo, eso no significa sentarse a escuchar quejas, sino acostumbrarse a "discutir" o conversar con más compañeros sobre cuáles son los problemas de fondo en tu trabajo, cómo es tu desempeño. Un ejemplo básico: pide opinión sobre algún proyecto que vayas a presentar y da la tuya sobre alguna entrega que realice un amigo de la oficina. Esto, a largo plazo, se traduce en empatía con la gente de oficina y ayuda a profundizar en las dificultades de la empresa.

4. Aligera tus tareas. A toda la gente le sucede lo siguiente, le fascinan algunas cosas de sus funciones diarias pero detesta otras. Por ejemplo, tal vez seas un gran abogado o comunicador, pero no excelente haciendo "tareas administrativas". Entonces, comienza por detectar qué te resulta más difícil cumplir, y ve quién de la oficina te puede ayudar en esa labor.

No harán tu trabajo (o tal vez sí puedes delegar a alguien más) pero pueden decirte cómo desarrollar esa labor más rápido, sin que tengas que estar una semana "torturándote" para cumplir con esas funciones.

5. Personalízate. El tiempo es oro, sobre todo si se trata de sacar rápido el trabajo para tener tiempo libre, pero eso no significa dejar de lado un rato de la semana para adentrarte en acciones que harán más "llevadera" tu dinámica laboral.

¿Qué implica esto? Darte espacio para ‘socializar' con compañeros de varias áreas y actualizarte sobre lo que pasa en la organización. E incluso, dedicar un rato a navegar por algún sitio para obtener otras ideas de cómo hacer tus actividades profesionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada