Cargando...

miércoles, 13 de octubre de 2010

¿Qué espera la generación Facebook de sus futuros empleadores?


Hace unos días Gary Hamel publicaba en el Management Innovation Exchange, una entrada titulada "The Facebook Generation vs. the Fortune 500". 

Por Santi Garcia


En ella argumenta lo difícil que lo van a tener muchas empresas para resultar atractivas como potenciales empleadores a los ojos de la llamada "Generación Facebook". La razón es sencilla: Para los miembros de esta generación, internet es su entorno natural. Las redes son el medio a través del que se comunican, se informan, se relacionan, se entretienen, aprenden, ligan, juegan. Un medio que conforma un contexto social que tiene poco que ver con el que uno se encuentra en muchas empresas, más próximas todavía al modelo de la burocracia perfecta de Max Weber. Por esto es de esperar que a los chicos y chicas de la "Generación Facebook" les resultará más atractivo trabajar para organizaciones que encarnen ciertos principios propios de la red -y que ellos ven como algo natural-, que para aquellas que no lo hagan, o cuyos valores incluso choquen con los de la "cultura web".

Pero, ¿cuáles son esos principios o valores del mundo online que los jóvenes de la "Generación Facebook" valorarán en sus futuros empleadores? El profesor Hamel destaca los siguientes:

- Todas las ideas compiten en pie de igualdad.
- El valor de la contribución cuenta más que las credenciales.
- Las jerarquías son naturales, no dictadas.
- Los líderes sirven más que presiden.
- Las tareas se escogen, no las asigna nadie.
- Los grupos se definen y organizan ellos mismos.
- Los recursos son atraídos, no asignados.
- El poder se deriva de compartir información, no de atesorarla.
- Las decisiones y las ideas se desarrollan de forma comunitaria.
- Los usuarios tienen veto sobre la mayor parte de las decisiones.
- Las recompensas intrínsecas son las más valiosas.
- Los hackers son héroes.

¿Se parece esto en algo a la cultura de nuestra organización? Muy probablemente no. En ese caso, ¿no sería conveniente pensar en hacer alguna cosa al respecto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada