Cargando...

domingo, 10 de octubre de 2010

Por qué las innovaciones tecnológicas fallan


Por: Leonardo Veiga

Las innovaciones de base tecnológica suelen ser las más complejas y riesgosas, y las empresas que innovan inteligentemente suelen pensarlo dos veces antes de embarcarse en proyectos de ese tipo.

Las innovaciones de base tecnológica suelen ser las más complejas y riesgosas, y las empresas que innovan inteligentemente suelen pensarlo dos veces antes de embarcarse en proyectos de ese tipo. Sin perjuicio de ello la tecnología es uno de los factores fundamentales que aceleran el cambio del entorno en el que se desenvuelven las empresas.

¿Por qué es riesgosa la innovación de base tecnológica?

Hay varios motivos.

El primero es que los consumidores muchas veces no aprecian tanto el valor de esas innovaciones como el empresario, particularmente si la innovación tecnológica requiere un cambio en el comportamiento del consumidor.

Las personas somos seres de hábitos, y para que los cambiemos las razones tienen que ser muy poderosas. Hace algún tiempo una empresa quiso introducir en Uruguay una nueva forma de compra a crédito para la cual los compradores usaban el celular y no la tarjeta de crédito. El emprendimiento no tuvo éxito, y la resistencia tanto de los potenciales clientes (consumidores y negocios) a los cambios que la nueva tecnología exigía seguramente fue uno de los factores que llevaron a ese desenlace.

Otra razón es que las innovaciones tecnológicas rara vez se introducen cuando la tecnología ya está madura. El emplear tecnologías en proceso de perfeccionamiento requiere una introducción cuidadosa, apuntando –mientras la tecnología va mejorando– a aquellos segmentos de clientes que están dispuestos a ser tolerantes con esas deficiencias en tanto la contrapartida es la existencia de beneficios que les son particularmente valiosos. Los celulares al comienzo tenían muy poco alcance, en muchos edificios se perdía comunicación, no había cobertura fuera de las grandes ciudades… y eran del tamaño de un maletín –luego fueron como ladrillos–. Sin perjuicio de ello, planteaban una enorme ventaja para aquellos clientes que necesitan estar ubicables permanentemente, entre los que se destacaban los ejecutivos de las grandes empresas.

Por último debe tenerse presente que las innovaciones tecnológicas muchas veces dejan heridos y muertos por el camino. La tecnología para los libros electrónicos ha evolucionado enormemente, han superado muchas de las carencias de los libros físicos y agregado ventajas importantísimas (uno puede, por ejemplo, hacer búsquedas automáticas de palabras o frases en libros electrónicos en fracciones de segundo). Lo que hace que su introducción haya sido tan lenta no es sólo el riesgo de la piratería informática, sino también el brutal impacto que tendrá sobre toda la industria editorial y de comercialización de libros actual.

En síntesis, debe procurarse ser muy prudentes al momento de requerir cambios en el comportamiento de los consumidores. Se debe ser consciente de las limitaciones que son inherentes a una tecnología nueva y buscar aquellos clientes que tengan motivos para ser tolerantes con ellas. Y por último, debe tenerse presente que uno no innova en solitario, sino que la implantación exitosa requiere la colaboración de otros agentes económicos.

Fuente: http://socrates.ieem.edu.uy/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada