Cargando...

sábado, 30 de octubre de 2010

Políticas de RRHH para fidelizar y atraer el talento


Actualmente, la mayoría de las empresas ponen en práctica políticas de Recursos Humanos con el fin de obtener mejoras en la gestión del talento, pues son conscientes de que el bienestar de su equipo constituye la base de su éxito.

Por este motivo, la constante evaluación del empleado y la creación y el mantenimiento de herramientas para atraer, fidelizar y desarrollar el talento se han convertido en una tarea estratégica para cualquier organización.

No hay tecnología puntera, ni organización, ni procesos perfectos que puedan llevar a una empresa a cumplir exitosamente sus estrategias de negocio si la voluntad humana no es parte del esquema. Son las personas las encargadas de hacer realidad una estrategia.

Es evidente que hoy en día el empleado es uno de los activos más importantes de una compañía y es una realidad que la escasez de talento en el mercado será uno de los principales problemas en los próximos años. De modo que las políticas de Recursos Humanos de cada empresa serán en el futuro el valor añadido de la organización.

El principal desafío y factor determinante empresarial será atraer, retener y desarrollar el talento de los empleados. Por esta razón, las empresas deben apostar por nuevas iniciativas con el objetivo prioritario de motivar y fidelizar a sus empleados, pues en el futuro el crecimiento de una compañía se verá limitado más por escasez de talento que por recursos financieros.

El ejemplo más claro que refleja esta realidad es la situación que está viviendo el sector de las Tecnologías de la Información (TI), que en España sufre actualmente de una importante falta de profesionales cualificados (un déficit que, según AETIC, podría ser de 25.000 profesionales si se suman los profesionales altamente cualificados y los técnicos de cualificación media o baja) y de una elevada rotación de empleados (un 30% de media anual).

“La falta de profesionales y la rotación de empleados obstaculizan el desarrollo de nuevos proyectos innovadores que mejoren la competitividad de las empresas españolas”
A priori, estos problemas derivan principalmente de una caída estrepitosa del número de ingenieros de telecomunicaciones e informáticos que sale de las universidades españolas, pues parece que los jóvenes han perdido el interés por estudiar este tipo de carreras universitarias y, además, no se sienten atraídos por participar en proyectos de consultoría tecnológica caracterizados por jornadas laborales sin horarios.

Esta realidad repercute de una forma negativa en las empresas especializadas en servicios TI, pues la falta de profesionales y la rotación de empleados obstaculizan el desarrollo de nuevos proyectos innovadores que mejoren la competitividad de las empresas españolas, dificultan el cumplimiento de proyectos en fechas y en resultados, hacen imposible la estabilización de equipos, y generan una inflación de los salarios.

Ante esta situación, las compañías del sector están ideando fórmulas para atraer y fidelizar a los profesionales y, además, conscientes de que no sólo importan los salarios, se han empezado a implantar medidas para permitir a los profesionales conciliar la vida profesional y la personal.

Entre las políticas más utilizadas actualmente destaca el diseño de Sistemas de Desarrollo Profesional orientados a potenciar las capacidades y habilidades de los profesionales. Este tipo de programas son estratégicos para la compañía y permiten a los profesionales encauzar su carrera hacia unos objetivos y mantener al día su nivel de conocimiento. En este sentido, los planes de formación a medida son claves para que la política funcione.

También se apuesta fuertemente por políticas de Responsabilidad Social Corporativa, que principalmente incluyan facilidades al empleado para conciliar su vida laboral y familiar, y que culminen en la creación de culturas corporativas que aglutinen todas sus peticiones vitales, sociales, económicas y laborales.

Un ejemplo de este tipo de iniciativas es la implantación del teletrabajo que, además de favorecer la conciliación, aporta al empleado otras mejoras (ahorra en transporte, gana en calidad de vida, etc.). Esta medida también ofrece ventajas para la empresa, como el ahorro en costes (espacio en oficinas, por ejemplo) y la fidelización del empleado.

Por otro lado, están las medidas encaminadas a atraer nuevo talento. Éste debe ser uno de los principales objetivos estratégicos de las compañías especializadas en ofrecer servicios TI que actualmente sufren una importante falta de profesionales cualificados debida, en parte, a que ha disminuido el número de ingenieros de telecomunicaciones e informáticos que sale de las universidades españolas.

En este sentido, resultan eficaces los programas promovidos por empresas del sector que están dirigidos a universitarios recién titulados y a estudiantes del ciclo superior de Formación Profesional que deseen formar parte del equipo profesional de dichas compañías TI. En la mayoría de las ocasiones, se trata de proyectos de formación y especialización empresarial que suelen incluir prácticas en simulaciones de proyectos empresariales reales y ofrecen la posibilidad de incorporarse al equipo profesional tras finalizar con éxito dicho proyecto de especialización.

En definitiva, la puesta en marcha de una correcta política de Recursos Humanos producirá la fidelización del empleado, conseguirá atraer nuevo talento que se integre en el equipo, y ayudará también a conseguir los objetivos estratégicos de la compañía basándose siempre, eso sí, en las personas de la organización empresarial.

Fuente: RRHHMagazine

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada