martes, 26 de octubre de 2010

Ese de ahí está parado o vive de rentas. Por qué nunca puede ser un Emprendedor?


Es curioso pero cuando vemos a alguien con especial comportamiento a media mañana de un día laboral, especialmente estos días de verano donde la vestimenta se aligera y los shorts y faldas se imponen, una persona es catalogada como si de un vividor fuese que vive de rentas y está disfrutando de esa mañana plácida, o de un parado que se anda buscando la vida o reflexionando de por qué de su situación, o de una persona jubilada que está mirando obras o contemplando no se sabe que.
Pero nunca pensamos que podría ser un emprendedor que vive de maravilla y hace lo que realmente quiere.
Hoy hablaremos de los emprendedores que viven bien y que es necesario que hablemos de ellos para incentivar a muchos otros a que den el paso y se lancen en la carrera de iniciar su propio proyecto.
Ya hemos comentado que los emprendedores viven mejor que los que trabajan por cuenta ajena. No tienen la seguridad que pueden tener los funcionarios ni tampoco cierta paz laboral de la empresa privada aunque esto último no se ha demostrado un elemento catalizador de emociones personales dado los 5 millones de parados que hay. Los emprendedores tenemos que luchar diariamente, empezar cada día como si de una batalla nueva fuésemos a lidiar. Pero eso es lo bonito. La búsqueda de un reto que compense los esfuerzos realizados, tanto físicos como emocionales y profesionales.
Hoy los emprendedores podemos estar contentos de que esta crisis nos ha pillado ejerciendo como emprendedores. ¿Qué hubiera pasado si hubiéramos estado trabajando para un tercero, en una empresa que a la primera de cambio se han puesto a reducir plantillas y a eliminar proyectos y puestos de trabajo? Estaríamos ahora en el paro o en una empresa quietecitos y sin movernos para no hacer ruido, no vaya a ser que al pasar nuestro jefe por nuestro lado quiera deshacerse de nosotros.
Y cuando vemos a alguien en cualquier lugar en horas de trabajo que está disfrutando, nunca pensamos que puede ser un emprendedor ejerciendo como tal y viviendo su vida. Esas personas no son bichos raros que han tenido suerte en su trayectoria profesional o como decíamos antes parados, jubilados o rentistas. Puede que sea gente que ha decidido vivir mejor. Controlan su agenda y su forma de conciliar. Pueden decidir que hacer en todo momento y desarrollarse plenamente en su campo personal y profesional.
No te engañes, la calidad de vida si que está al alcance de casi todos. Pero si no lo intentas, no lo podrás saber y acabarás pensando y engañándote de que hay gente con más suerte que tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario